article-thumb

Maduro ausente de la asamblea de la ONU y Delcy en el Bronx, por Milos Alcalay

Eileen Garcia

Milos Alcalay.- Al concluirse  la costosa y fracasada “Cumbre de los NOAL” pensábamos que al día siguiente, 19 de Septiembre, Maduro  se presentaría en la tribuna de la Asamblea General de la ONU, evento que si  constituyó una verdadera Cumbre con más de 140 Jefes de Estado y de Gobierno, para presentar la Declaración de Margarita  en nombre de 120 Estados miembros.

Hubiera sido una oportunidad para camuflar el fracaso, usar el sombrero NOAL para multiplicar reuniones bilaterales con los seguidores del No Alineamiento y dar inicio a sus nuevas funciones en el escenario mundial

Pero decidió no ir y enviar en su lugar a la Canciller Delcy Rodriguez. Muchos observadores creen que fue tan escuálida la presencia en nuestra Isla de la Fantasía, por no al-canzar la presencia de los grandes líderes del Tercer Mundo, que los anfitriones tuvieron que enfocar su batería propagandística  para  promover a  tenores  de la alicaída  ALBA con Evo, Rafael Correa, y Raul Castro a la cabeza; silenciar la notoria ausencia de Ortega y otros aliados  y resaltar las alocuciones  del Presidente saliente del Movimiento, Hassan Rouhany del Irán y Robert Mugabe de Zimbabwe.

Hasta tuvieron la osadía de presentar un video del expresidente Lula que dejó de ser Presidente hace muchos años, dándole razón a Chávez al afirmar que “mientras los Presidentes van de Cumbre en Cumbre, los pueblos van de abismo en abismo” y el abismo venezolano es ya conocido en el mundo. Lo que no había previsto el líder eterno es que la misma Cumbre de Presidentes se convertiría en su país, en un abismo por el ausentismo de sus protagonistas.

Pero menos mal que Maduro no viajó a Nueva York, porque sus “diplomáticos” pudiendo aprovechar sus funciones como Presidente-Coordinador de 120 Estados, hubieran debido negociar un lugar de preeminencia en la lista de oradores y elaborar un nutrido programa de entrevistas. La falta de profesionalismo, lo ubicó como orador el jueves, cuatro días después del inicio de la AG, y su programa se desvió a una privilegiar una apretada agenda en el Bronx- que podría hacerse en otro momento.

La sorpresiva ausencia del Mandatario, hizo que siguiendo las reglas de la ONU,  la Canciller Rodriguez  hablara entre los últimos oradores el viernes a las 8 pm, cuando ya la mayoría de asistentes habían dejado la Sala.

Pero lo más grave, es que en su programa no figuraban reuniones bilaterales como “Presidente NOAL”  hecho que anunció Maduro. Los medios oficiales solo destacan encuentros  con el Canciller Ruso Sergei Lavrov (a quien le habrá informado que dio lectura de su carta en la Cumbre de Margarita) y con su homologo Chino Want Yi , ninguno de ellos integrantes del Movimiento que Preside en la actualidad.

El  centro del programa consistía en inaugurar en el Bronx un Mural de Chávez; visitar el Brook Park para apoyar la agricultura urbana de Nueva York financiada por la empresa venezolana Citgo,  reunirse con miembros de la iglesia protestante en el Bronx y ofrecer en la Embajada (y no en la ONU) una selectiva conferencia de prensa a la que se excluyeron profesionales de la prensa venezolana. Por su parte, los venezolanos de la diáspora expresaron su rechazo a las medidas inconstitucionales de postergación del revocatorio. Pero, Delcy estuvo en el Bronx.

Comentarios

comentarios