article-thumb
   

“Maduro recurre a artimañas antichavistas para posponer revocatorio”, dice Nicmer Evans

Christhian Colina

Christhian Colina.- “Ven que si era posible convocar el referéndum revocatorio, espero que algunos reflexionen y se terminen de dar cuenta (…) de que Hugo Chávez no es el tirano que dicen”, dijo el 3 de junio del 2004 el fallecido Hugo Chávez al anunciar que aceptaba la decisión del Consejo Nacional Electoral (CNE) de ir a un proceso revocatorio. Sobre esta base, el politólogo y dirigente de Marea Socialista, Nicmer Evans, señala que el presidente Nicolás Maduro demuestra “ir en contravía” a su legado por considerar que el proceso “es una opción”.

Evans afirma que el primer mandatario nacional “demuestra ir en contravía” al “legado democrático” de su antecesor y la definición de democracia que tenía. “El presidente Maduro sabe que no tiene legitimidad y por eso pone en evidencia rasgos autoritarios en su acción. El pueblo venezolano está demostrando con creces la necesidad de que en el país haya una verdadera transformación y que esté fuera de la polarización”, plantea a El Cooperante.

Señala que Maduro desde el punto de vista electoral no está en su mejor momento para enfrentar un proceso electoral y mucho menos un proceso de ese tipo. “Es inevitable que la tendencia de la mayoría del pueblo esté a favor de que un referéndum revocatorio sea aplicado y Maduro sea revocado de su Gobierno”, argumenta. Asimismo, advierte que por tal indicador estadístico es que el Ejecutivo Nacional recurre a “artimañas políticas antidemocráticas, antisocialistas e incluso antichavistas” para posponer la solicitud.

133928_ni015.jpg_1609701232El politólogo mostró su rechazo a que el jefe de Estado considere que el revocatorio es una opción y una obligación, por cuanto Hugo Chávez afirmó que tal consulta ciudadana “había sido un triunfo de la Constitución de 1999 sobre un derecho desarrollado en ese proceso constituyente”.

Al ser consultado por la polarización que pretende impulsar el primer mandatario nacional al llamar a la rebelión contra la Asamblea Nacional y hasta a un paro de trabajadores si es revocado, asegura que tal proclama le dio resultado positivos a Chávez porque existía un debate ideológico, pero que en el caso actual no existe un sujeto activo polarizador con el cual pueda lograr “un estado de conciencia distinta” al ya sumiso.

“Lo que no está logrando es que la intención de votos vaya hacia el Gobierno, sino por el contrario vaya a cualquier cosa que no sea el Gobierno, en este caso la Mesa de la Unidad Democrática, por ser la única gran tarjeta alternativa al PSUV hoy en día”, concluye.

Comentarios

comentarios