article-thumb
   

“Me voy de Miraflores”, anunció Chávez en 2002 para dar paso a universidad que nunca llegó

Christhian Colina

Christhian Colina.- “Del dicho al hecho hay gran trecho”, reza el refrán sobre aquellas personas cuyas promesas no llegan a cumplirse. Tal descripción caracterizó al fallecido Hugo Chávez, quien en múltiples ocasiones ofreció obras que los venezolanos todavía esperan por su inauguración. Los estudiantes caraqueños aguardan para ingresar a las aulas de la Universidad Popular Bolivariana y de la Universidad Territorial del Distrito Capital, que desde 2002 están en maqueta.

“Me voy de Miraflores y lo dejo a los muchachos de los pueblos para que nazca la Universidad Popular Bolivariana”, dijo el “galáctico” el 9 de enero de 2002 al anunciar que se mudaría del Palacio de Gobierno para dar paso a la universidad más grande de Latinoamérica. En el lugar también funcionaría la sede del entonces recién creado Ministerio de Educación Superior, y así pudiera “coordinar la creación de la nueva universidad”.

Las promesas no siguieron escapando del discurso de Chávez, tal es así que el 25 de septiembre de 2007 anunció en cadena de radio y televisión que su Gobierno construiría 29 instituciones de educación superior, entre ellas la Universidad Territorial del Distrito Capital, que recibiría a 6 mil estudiantes y funcionaría en el Antiguo Internado Judicial de El Junquito.

(Foto: El Universal)
(Foto: El Universal)

Los anuncios en torno a la obra no escasearon: En octubre de 2007 el viceministro de políticas estudiantiles, Enry Gómez, convocó a un acto en el lugar para informar que atenderían a los estudiantes en dos turnos y que se inauguraría en 18 meses (abril de 2009). Luego, el de 11 de marzo de 2010, el ministro de Educación Superior, Edgardo Ramírez, en un encuentro con voceros de los consejos comunales aseguró que pese a “algunos contratiempos” daba inicio a la tercera fase del proyecto con la construcción de la planta física de la casa de estudios que ahora se llamaría Universidad de Catia.

caracas

Sobre esta obra inconclusa el diputado a la Asamblea Nacional, Jorge Millán (Primero Justicia/Caracas) advierte que solo se realizaron movimientos de tierras que dejaron un hueco en el lugar, donde ahora se forma una laguna de agua por las lluvias.

“Nosotros aspiramos que cuanto venga la discusión del presupuesto nacional este año podamos insistir en que la universidad esté dentro de los planes del Ministerio de Educación Universitaria y del Gobierno del Distrito Capital, de tal forma que podamos exigir recursos y que la obra se pueda llevar adelante”, anunció el parlamentario opositor.

Comentarios

comentarios