article-thumb
   

¡Megaestafa! Chavéz autorizó a Daniel Ortega manejo ilegal de convenios petroleros con Pdvsa

Eileen Garcia

El Cooperante.- Numerosos opositores de Nicaragua han calificado de mega estafa el mal manejo de la millonaria cooperación petrolera venezolana en manos de Daniel Ortega, con el cual logró crear clientelismo político y formar empresas para engordar el emporio familiar y de su círculo de poder, según denuncia el Diario de Las Américas.

La cooperación petrolera venezolana a Nicaragua fue firmada por Ortega y el presidente fallecido Hugo Chávez en Managua en enero de 2007, dentro de la cobija de Petrocaribe y el Alba, ascendió a 3,600 millones de dólares a finales de 2015.

Desde entonces, ha sido manejada por la empresa mixta Alba de Nicaragua S.A. (Albanisa), en la que la empresa estatal venezolana Pdvsa detenta el 51% de las acciones y la empresa estatal nicaragüense Petronic el 49%. En ese acuerdo, Nicaragua ha importado desde Venezuela una cuota de petróleo y derivados. Un 50% del producto de la comercialización interna de los hidrocarburos asumía la forma de un crédito a ser cancelado en un plazo de 25 años, con una tasa de interés del dos por ciento anual. La otra parte, a 90 días plazo.

Dentro de este acuerdo petrolero existen muchas irregularidades, entre ellas que debió ser manejado de Estado a Estado, y no fuera del marco legal del mismo y cuestionan la idoneidad de Caruna para administrarlos. Otra anomalía encontrada por el equipo jurídico de Pdvsa, son los mecanismos de “triangulación” de exportaciones utilizados por Albanisa, para pagarle a Venezuela el primer 50% la factura petrolera.

Asimismo, se pudo evidenciar la vulneración del acuerdo de Petrocaribe, cuyo objetivo es promover la producción nacional de los países beneficiarios de la cooperación petrolera y eliminar intermediación. Sin embargo, Nicaragua exportó a Venezuela café salvadoreño, frijoles argentinos, aceite hondureños, novillos guatemaltecos y azúcar brasileño.

Tras los cuestionamientos venezolanos, el manejo de la cooperación pasó a manos de Pdvsa y luego la deuda fue comprada por el Banco Central de Venezuela. Como consecuencia inmediata, algunas empresas de Albanisa en Nicaragua como Alba-Forestal ya desaparecieron, al igual que Alba-ganado y Alba-alimentos, según reportes de prensa independientes.

Estas empresas, ramificaciones operativas del otrora jugoso convenio de cooperación con Venezuela, han cerrado o están cerrando operaciones. Se esperan más despidos porque Alba-crédito sería el último bastión por desaparecer.

La administración del acuerdo está ahora en manos venezolanas y en Nicaragua surge la pregunta sobre quién pagará esos dineros, que según Ortega y sus allegados, en el año 2008, eran de manejo privado a solicitud de Venezuela, cuando realidad desde un inicio debió ser de Estado a Estado. Si esta supuesta “deuda privada” es reconocida como deuda pública, todos los nicaragüenses sufrirán las consecuencias a través de un incremento de los impuestos o una reducción de los gastos en el presupuesto de la república, según el exdiputado opositor, Enrique Sáenz, quien además considera toda esta maraña como una mega estafa.

Comentarios

comentarios