article-thumb
   

¡No quiere nada con Venezuela! Argentina, México y EE.UU., nuevas prioridades de Brasil

Christhian Colina

Efe.- Argentina, México, Estados Unidos y la Unión Europea (UE), en ese orden, fueron citados este miércoles por el nuevo canciller brasileño, José Serra, entre las principales prioridades de la política exterior del Gobierno interino de Michel Temer.

La sociedad con Argentina es fundamental”, declaró Serra, quien la enmarcó en la necesidad de “fortalecer al Mercosur”, darle alas para la búsqueda de nuevos horizontes comerciales y “construir puentes con la Alianza del Pacífico”, que integran Chile, Colombia, México y Perú.

En su primer discurso público desde que la semana pasada asumió el Ministerio de Relaciones Exteriores, Serra valoró además “el gran potencial de complementación” que existe entre Brasil y México, país con el que se comprometió a trabajar por una relación más estrecha. Sostuvo asimismo que “la nueva política exterior” de Brasil estará dirigida a los que “siempre han sido socios tradicionales” del país, entre los que citó a Estados Unidos, la Unión Europea (UE) y Japón.

En relación a la UE y al reciente intercambio de ofertas para un acuerdo comercial con el Mercosur, Serra comprometió el apoyo de Brasil a esas negociaciones y a todas aquellas que puedan contribuir a aumentar la presencia del país en el comercio internacional. “No podemos permanecer impasibles” mientras en el mundo avanzan las negociaciones bilaterales o entre bloques comerciales, declaró.

Según el nuevo canciller, Brasil también abrirá nuevos flancos en Asia y profundizará las relaciones con India y China, así como se propondrá un acercamiento mayor con África, pero que no será “desde la compasión de la historia”, sino “pragmático” y dentro de una nueva comprensión de la dinámica sur-sur.

Serra explicó que esas prioridades han sido definidas con Temer, quien asumió el poder la semana pasada, después de que la presidenta Dilma Rousseff fue suspendida de sus funciones por el Senado, a fin de que responda a un juicio político que puede acabar con su destitución. En una clara y abierta crítica a Rousseff y a su antecesor y padrino político, Luiz Inácio Lula da Silva, Serra afirmó que “la diplomacia brasileña volverá a reflejar el interés de la sociedad como un todo y no el de un partido y sus amigos en el exterior”.

Comentarios

comentarios