article-thumb
   

“Nos estamos muriendo de hambre”: Caraqueños peregrinan hasta dos horas por un pan

El Cooperante

Héctor Luis Caldera.- Las habituales colas por el pan que se hacen a las afueras de las panaderías en el interior del país, llegaron a la capital. En establecimientos de Sábana Grande anuncian tres turnos para el pan salado: 6:00 am, 1:00 pm y 5:00 pm. En Bello Monte los vecinos se organizan en colas antes de las horas preestablecidas para asegurar el pan en la zona. 

En la panadería El Gran Muro de Los Cortijos los horarios son similares a los de Sabana Grande. Vecinos indicaron que las colas han aumentado porque esta semana redujeron la venta a un pan por persona.

En sectores como Catia se hace largas filas a partir de las cinco de la tarde, sólo venden hasta dos por personas. En el 23 de Enero se consigue únicamente pan andino redondo a 400 bolívares, muchos de los habitantes de estas zonas se trasladan hasta el este de la ciudad para buscar otras alternativas.

Eso en ek centro es horroroso, tienes que hacer colas a las 6:00 am, a las 5:00 pm te dicen que va a salir el pan y no sale nada, las colas son de dos horas, estoy cansada de este gobierno”, sostiene Marie Fernández, habitante del Centro de Caracas.

Es una realidad que se suma a las largas filas que desde hace meses hacen los venezolanos a las afueras de supermercados y abastos, farmacias y hasta en las ventas de cauchos y baterías para vehículos. El motivo, la escasez de harina de trigo en el país.

El Cooperante realizó un recorrido por seis panaderías ubicadas en la “sucursal del cielo”, y volvió sin conseguir una sola canilla.

En los mostradores se veía algunos postres como milhojas, tartaletas y poca variedad de tortas. Los dulces tenían un costo promedio de Bs. 500. Una de las panaderías recibía productos de una distribuidora que ha dejado de enviar por falta de materia prima.

Distribuidoras han reducido la producción 80%

El Coooperante se fue hasta la distribuidora ubicada en el sector Bello Monte, a una cuadra de El Recreo. En la entrada del lugar estaban apostados vecinos del sector que pedían que les vendieran algunos panes al detal.

12(3)

“Tenemos pocos panes y debemos asegurar nuestros pedidos”, informó el encargado de la distribuidora a los presentes. Los encargados venden a la comunidad pequeñas bolsas con 10 mini panes campesinos a un costo de Bs. 300.

Nosotros hacemos esto para ayudar a la gente que vive por acá y que siempre le habíamos vendido, pero cada día es más difícil, tenemos harina para 10 días y nada que nos dicen si va a llegar. Tenemos que asegurar el pan que vendemos a nuestros clientes, ya hemos reducido la producción 80%”, agregó el vocero.

El pan duró solo una hora y media para la venta al detal. “Vengo desde El Valle y allá tampoco hay, aproveché que tenía que hacer unas cosas por acá por Sabana Grande porque siempre había en esta distribuidora y tampoco hay”, manifestó Jesús Aponte.

Mientras que una señora que se identificó como Carmen Maldonado, habitante de Las Delicias, aseguró que había recorrido alrededor de 5 panaderías del sector sin conseguir pan salado: “Uno ve solo dulces y cachitos pero pan no, es muy injusto porque uno también necesita alimentarse y ya ni el pan se consigue”.

10(3)

8(4)

3(4)

Al mediodía bajan de las oficinas de Chacao a comprar pan

Las colas en Chacao inician a un cuarto para las doce del mediodía, el casco central del municipio Chacao es conocido como el centro empresarial del país debido a que gran parte de las oficinas comerciales de las principales corporaciones se ubican en la zona.

“¡Nos estamos muriendo de hambre trabajando, nos estamos muriendo de hambre! No se puede comprar pan, no se puede comprar queso, no se puede ni comer”, manifestó Lourdes Herrera, profesional que trabaja en Chacao.

Herrera se mostró indignación por las restricciones que le impone el sistema de gobierno: “Me están indicando que tengo que tener efectivo, me están indicando que me tengo que mantener en la cola para asegurar el pan porque quedan pocos panes, es una desesperación para comer”.

1(3)

La mayoría de las consultadas son madres que calificaron las colas por pan como absurdas. Muchas de ellas afirmaron que desde que entregan un pan por persona, han dejado de comer para completar los desayunos y cenas de los chamos: “Ellos están creciendo y no son culpables de esto”.

Comentarios

comentarios