article-thumb
   

Omar Farías Luces, el “Zar de los Seguros” que envió sus fondos a un paraíso fiscal

Christhian Colina

The Panama Papers Venezuela.- El llamado “zar de los seguros” abrió cuatro empresas offshore en una isla del Caribe a través del bufete panameño Mossack Fonseca. La Corporación OFL, que agrupa a una veintena de compañías a su nombre, lo convierten en uno de los empresarios del sector de seguros que más ha crecido durante el gobierno chavista.

Seis años antes de que el empresario Omar Jesús Farías Luces apareciera involucrado en el escándalo del Banco de Madrid de marzo de 2015, como uno de los venezolanos investigados por lavado de dinero en la filial de la Banca Privada de Andorra (BPA), ya eran mencionados los manejos irregulares de su compañía en Ecuador en los documentos confidenciales de Mossack Fonseca, bufete panameño especializado en ocultar fortunas de poderosos en paraísos fiscales, tal como confirmó la investigación periodística global Panama Papers.

Aparte de la veintena de empresas que conforman la Corporación OFL (siglas de las iniciales del empresario), con presencia en Venezuela, Ecuador, República Dominicana y Panamá, el llamado “zar de los seguros” abrió cuatro sociedades offshore en British Anguilla (Anguila Británica), un archipiélago del Caribe reconocido por sus playas de arenas blancas y aguas turquesas y como destino para las empresas de maletín. Todo un paraíso para evadir impuestos y esconder patrimonios.

La relación de Farías Luces con Mossak Fonseca se remonta a 2007, cuando registró como único director y socio las tres empresas Win Enterprises Limited, Quinlan Services LTD y Albridge Marketing en Anguila, mediante las gestiones de la sucursal del bufete panameño en Caracas. Ese mismo año, abría operaciones en Ecuador con su buque insignia, Seguros Constitución. Pero en 2009, su reactivación como cliente en la matriz de Panamá fue discutida entre gerentes del bufete panameño por los pro y contras que representaba el polémico propietario venezolano, cuya actividad empresarial se ha expandido notoriamente durante los años del chavismo.

Aunque Farías Luces no es identificado en los documentos como persona políticamente expuesta (PEP), igual genera reservas. El 9 de  octubre de 2009,  Mossack Fonseca/Mossfon ordena investigar vía correo electrónico al dueño de la Aseguradora Constitución en Venezuela, de quien dicen que es un “un empresario muy grande, enorme, pero pienso que debe tener mucho contacto con Chávez”, enfatiza el director general de la firma panameña.

Pero el lunes 12 de octubre, el bufete advierte en un breve informe sobre una noticia publicada en el diario La Hora de Quito, en mayo de 2009:  la Fiscalía General de Ecuador había abierto una investigación contra Farías Luces por lavado de dinero. La auditoría de la Superintendencia de Bancos y Seguros ecuatoriana determinó que los ingresos como aportes de capital habían sido utilizados para gastos diferentes al inicial. Y que además, los fondos no eran propiedad de Seguros Constitución sino del propio Farías. También, mencionan documentos que advierten que Farías logró reunir su patrimonio actual “gracias a su contacto con personajes claves del gobierno de Hugo Chávez”.

En ese mismo correo de 2009, el gerente general de Mossfon detalla sobre la salud de las empresas de Farías Luces en Ecuador: el encargado de abrir la operación en Panamá fue enviado al país andino a poner orden ya que quienes estaban a cargo allá “al parecer estaban despilfarrando el dinero y la empresa estaba en números rojos”.

Documentos de Mossack Fonseca indican que Farías Luces registró en 2007 tres empresas en la isla de Anguila Británica, territorio británico de ultramar a 953 kilómetros de Caracas, con un capital de 50 mil dólares respectivamente: Quinlan Services LTD (6 de marzo), Albridge Marketing (23 de agosto) y Win Enterprise Limited (27 febrero). Esta última cambió de  nombre a Corporación OFL RD el 16 de octubre de 2009.

A Farías Luces no le incomoda que lo relacionen con el gobierno de Chávez. “En Venezuela ninguna empresa puede decir que no trabaja con el gobierno porque el gobierno es el principal comprador. Todas las aseguradoras en Venezuela y todos los corredores de seguro e intermediarios en Venezuela están detrás o tienen cuentas del Estado venezolano. Es imposible en Venezuela crecer si no le prestas servicios a gobierno”, dijo en una entrevista en video incluida en un reportaje de la periodista ecuatoriana Nuria Pernia (16 de septiembre de 2014).

Puede leer el reportaje íntegro aquí.

Comentarios

comentarios