article-thumb
   

Opep revela que en Venezuela se desplomó bombeo de crudo: Cayó 188 mil barriles diarios

Christhian Colina

El Cooperante.- La caída drástica de los precios del crudo, la crisis política-económica y la falta de divisas e inversión en el sector le han pasado una fuerte “factura” a los principales países de petróleo de América Latina: Venezuela, Brasil, Ecuador y Colombia. Datos de la OPEP y los países involucrados señalan que en el primer trimestre de 2016 se registró una disminución de la producción que superó el 4% (entre 441 mil y 500 mil barriles diarios).

Los sondeos indican que el bombeo petrolero en el subcontinente se ubicó en unos 9,13 millones de barriles diarios, cuando el año anterior la cifra se acercaba a los 10 millones barriles diarios. Según los estudios, al que obtuvo acceso Reuters, la mayor baja fue en Venezuela, cuya extracción disminuyó 188 mil barriles diarios en el primer trimestre, mientras el gobierno del presidente Nicolás Maduro atraviesa por una profunda crisis económica en su país.

“La caída de 60% en el precio del crudo en los últimos 23 meses ha estado ligada persistentemente” al problema, detalló el análisis de la OPEP y otros entes especializados. También se suma “los sabotajes a los oleoductos en Colombia” y la inestabilidad política en naciones claves como “Venezuela y Brasil”. Paradójicamente, a lo que se vive en América Latina, en el Medio Oriente los países árabes se esfuerzan más para aumentar la producción y así mantener sus cuotas en el mercado.

Carlos Scolat, analista argentino en el sector de los hidrocarburos, explicó —a este rotativo— que “el descenso brusco de los precios del crudo —en más del 50% y en casi dos años— ha “golpeado con fuerza” a Venezuela, Brasil, Colombia y Ecuador, incluso a Estados Unidos. El ingreso de ‘petrodólares’ es ínfimo porque el barril sigue estancado en los 40 dólares (…) las economías de esas naciones son altamente dependientes de las exportaciones de barriles y, sin ingresos, son muy pocas las inversiones en áreas claves como la explotación y refinación”.

“El caso más particular es el de Venezuela porque es el país que más años se ha tardado en levantar su producción. Los datos de la OPEP indican que sigue bombeando apenas 2,3 millones de barriles diarios y está muy lejos de su meta de 4 millones en un par de años. Pero vemos cómo otras naciones como Colombia ya levantaron su producción en casi dos años a 1 millón de barriles diarios; incluso, Irán y Libia siguen elevando y elevando sus cuotas en el mercado”, destacó Scolat.

Asimismo, Guy Baber, analista de Simmons&Amp, explicó, a Reuters, que “las interrupciones imprevistas en la producción de crudo han sido un elemento clave en lo que llevamos de año, contribuyendo a un mercado petrolero más ajustado de lo que se habría esperado”.

Expertos apuntan que el descenso de la producción en Latinoamérica podría beneficiar al mercado internacional que lucha, en la actualidad, con una “sobre oferta” de casi 2 millones de barriles diarios, gracias a la expansiva extracción de crudo de otras potencias como Arabia Saudita, Irán, Rusia, incluso, Noruega.

América Latina sin darse cuenta está ayudando a que el mercado encuentre un equilibrio entre la oferta y la demanda. La OPEP no está haciendo su trabajo, cada país anda por su lado irrespetando las cuotas. Los no OPEP tampoco prestan mucho apoyo (…) Rusia se puso como norte superar los 11 millones de barriles diarios y eso contribuye a que ingresen más barriles innecesarios dentro de un mercado saturado”, destacó el experto José Sangronis.

Comentarios

comentarios