article-thumb
   

¡Otro boliburgués! Magnate petrolero venezolano financia urbanismo en Miami-Dade

Christhian Colina

El Nuevo Herald.- Gerardo Pantín Shortt y su familia han ganado desde la década de 1980 cientos de millones de dólares en contratos de la compañía estatal petrolera de Venezuela. La relación continuó su florecimiento incluso después que Hugo Chávez —aliado a ultranza de Fidel Castro y un archienemigo del capitalismo estadounidense— llegó al poder en 1999.

Ahora Pantín usa su fortuna para financiar la construcción de una torre de apartamentos de lujo de $100 millones en Miami, el corazón palpitante de la oposición antichavista en Estados Unidos. Pero el nombre de Pantín no está en ningún folleto de ventas, ni en los registros de de la firma que construye la torre.

Una demanda presentada en el Condado Miami-Dade por un exsocio alega que Pantín escondió su participación en el proyecto a través de compañías de fachada y testaferros. La razón, según la demanda, es que Pantín temía que “el gobierno venezolano no viera de forma favorable su inversión en Miami, lo que se considera una fuga ilegal de capital, y si se enteraran de esa inversión podrían confiscar su compañía en Venezuela y bloquear los pagos”.

Pantín también gastó millones en casas de lujo, entre ellas una frente al mar en Miami Beach y apartamentos en Aventura y Sunny Isles Beach. Pantín comenzó en el 2014 su carrera de construcción en el sur de la Florida, cuando una compañía que controlaba entre bastidores se hizo cargo de un proyecto estancado de apartamentos cerca del arbolado vecindario miamense de Morningside. La mala situación económica y vecinos molestos por vivir bajo la sombra de un complejo de 14 pisos hicieron naufragar el proyecto de un constructor anterior durante la recesión.

CHAVISTA_CONDO_042220161185

El nuevo proyecto, rebautizado por el equipo de Pantín como Boulevard 57 y reducido a ocho pisos, está de nuevo en marcha. Comenzó a vender unidades en preconstrucción y abrió un centro de ventas en 5700 Biscayne Boulevard. Pero los apartamentos no son para cualquiera, porque comienzan en 600 mil y llegan a $2.65 millones.

En una respuesta por escrito al Miami Herald, Pantín confirmó que es el director del grupo de construcción de Boulevard 57. Dijo que se mudó a Estados Unidos en el 2012 y comenzó a buscar oportunidades en el floreciente mercado de bienes raíces en Miami. Negó que use compañías de fachada o testaferros para ocultar su participación en el proyecto de Miami. “Mi estructura corporativa a través de compañías tenedoras es común y significa unir todos mis proyectos empresariales bajo un grupo con el propósito de protegerme de responsabilidad civil contra terceros”, escribió.

rendering 1 (1)

Agregó que las preocupaciones de seguridad lo llevaron a usar los nombres de socios, en vez de el suyo, en los registros públicos. Su hermana, su cuñado y su madre fueron secuestrados en Venezuela antes de mudarse a Estados Unidos, agregó. Su familia no participa en política, agregó Pantín. “Nuestra relación con el gobierno es estrictamente comercial”, escribió. Entre 1998 y 2015 la empresa de la familia ha cerrado contratos por $991 millones con la compañía estatal petrolera venezolana PDVSA, dijo.

Puede leer la nota completa aquí.

Comentarios

comentarios