article-thumb
   

¡Patria insegura! Un día del padre entre el duelo, llanto y el látigo de la violencia

Lysaura Fuentes

Caracas, 18 de junio/Foto Portada: El Universal Referencial.- La muerte es parte de la vida, una persona no dura para siempre, ya sea por la edad o por algo que los sorprende de forma inesperada o porque ya habían avizorado lo que les esperaba, se encuentra latente, esperando en cada paso y cada respiro.

La muerte toca a la puerta de inocentes y culpables, desencadena un mar de llantos y desconsuelo en madres, padres, hermanos e hijos.

Para los papás​ la muerte de un hijo es como si les clavaran varias agujas afiladas en el cuerpo y más cuando tienen que pasar por el proceso de reconocer el cuerpo en la morgue capitalina de Bello Monte, un lugar donde las desgracia deambula a sus anchas.

A diario los papás, que han perdido a sus hijos por hechos de violencia acuden a esta sede tanto para buscar el cadáver de su pariente como para identificarlo.

Entre el olor nauseabundo del lugar por los cadáveres, los llantos y gritos desaforados esperan impacientes sin calmar su pena.

Varios pasarán el día de los padres sin recibir el regalo o la bendición de sus hijos, que fueron alcanzado por la muerte sin previo aviso, la mayoría asesinados durante un robo,  secuestro o una bala perdida, otros simplemente tomaron malas decisiones que los llevaron a marca su camino con una muerte segura.

El 22 de mayo, Jorge Luis Matos, un padre desesperado, se encontraba en la morgue de Bello Monte realizando los trámites para retirar el cuerpo de su hijo identificado como Cristian Matos Lince, de 19 años, quien fue asesinado el sábado 20 de mayo a manos de una banda de menores en situación de calle cuando se encontraba por el bulevar de Sabana Grande.

Cristian, quien laboraba en un Call Center en Altamira, salió de su trabajo y como varias estaciones del Metro de Caracas estaban cerradas por manifestaciones se dispuso a caminar hasta llegar al bulevar de Sabana Grande.

En el sitio se registró una disputa entre manifestantes y niños en situación de calle, él quedó en medio de la querella y uno de los menores lo empuja, el joven cae al piso, luego se levanta y se defiende, por lo que lo hirieron en el cuello con un pico de botella que lo lleva a la muerte.

Jorge Luis Matos no podrá disfrutar con su hijo del día de los padres, pero aún le queda el consuelo de que ya existen privados de libertad por el asesinato.

La historia de Jorge Luis no es la única a diario papás pierden a sus hijos por hechos de violencia, como es el caso de Ebed Ortiz, quien el pasado 30 de mayo acudió a la morgue capitalina para retirar también el cuerpo de su hijo identificado como Enderson Ortiz Quintero, de 22 años.

El lunes 29 de mayo Enderson se encontraba en una fiesta en el sector Los Campitos de Petare cuando ingresaron al lugar funcionarios de la Policía Municipal de Sucre (PoliSucre) se registra un enfrentamiento resultando herido Enderson, quien fue llevado al Hospital Pérez de León, a donde llegó sin signos vitales.

La policía alegó en ese momento que el joven corrió cuando vio a los funcionarios. Su padre dijo que el infortunado tenía dos años laborando como mecánico.

 

 

Comentarios

comentarios