article-thumb
   

“Hago lo que puedo”: Habla padre de niños que murieron por comer huesos de cochino

El Cooperante

El Cooperante.- “Esto es muy difícil para nosotros. Nunca descuidamos a nuestros hijos. Hago lo que puedo para darle lo que necesitan. Solo queremos que nos den a nuestros niños y poder mantenerlos como debe ser”, dijo este domingo José Gregorio Santander Chourio, padre de María Alejandra (3) y José Antonio (6), infantes que murieron el viernes luego de consumir huesos y cabeza de cerdo.

Lea también – Mueren hermanitos en el Zulia tras ingerir huesos de cerdo: Tenían tres días sin comer

Los hoy occisos fueron homenajeados la mañana del domingo dentro de sus féretros blancos en la Unidad Educativa Nacional Rural María Chiquinquirá González, lugar en el que asistían a clases como oyentes, no eran considerados alumnos regulares porque no tenían documentos de identidad.

Lea también – ¡Crisis pega duro! Imputan a padres del Zulia que les daban huesos de cerdo a sus hijos

El hombre y su esposa, Elena García, fueron imputados por el delito de homicidio culposo, pero les otorgaron una medida de libertad condicional bajo presentación periódica mientras se investiga el caso.

“Es un dolor para la comunidad. Nadie tiene la culpa y menos sus padres. Son una familia con muchas necesidades, por eso los ayudábamos y nos duele lo que pasó.  Ese señor trabaja en lo que puede para llevarle el plato de comida a sus hijos”, dijo Soraida Sánchez, vecina del lugar.

La pareja también tiene otros cuatro hijos, pero tras el hecho el Ministerio Público pidió una medida cautelar de protección ante el tribunal de la causa, y por lo tanto fueron trasladados a un área acondicionada en el Hospital Senén Castillo Reverol.

Kerlymar Mabo, directora del Sistema de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes del municipio Santa Rita, aseguró que están en buen estado de salud física, emocional y mental, a excepción de la adolescente de 14 años, quien tiene compromisos cognitivos. “Sus pesos oscilan en el estándar establecido según las edades. Son niños sanos, inteligentes y muy unidos familiarmente. Fueron sometidos a exámenes médicos de rigor. Ninguno presentó signos de maltrato ni violencia física o psicológica.  Esperemos que regresen a su entorno familiar”, acotó a La Verdad.

Comentarios

comentarios