article-thumb
   

Productos básicos solo llegan a 1,5% de los establecimientos en Venezuela

Jose G Martinez

José Gregorio Martínez.- El fracaso de la red pública de distribución de alimentos sería el origen de las colas y la escasez, según la actualización de agosto de 2016 de la Guía País Venezuela, elaborada por la Oficina Económica y Comercial de España en Caracas, correspondiente al estudio que anualmente presentan las embajadas a Madrid para la evaluación política, económica y social de los países en los que tiene representación diplomática.

En el capítulo “Establecerse en el país” se dedica un apartado al tema de los canales de distribución, estructura y marco legal de la distribución comercial, en el que se advierte que la distribución de alimentos en el país está altamente intervenida por el Gobierno, con varios fracasos visibles a cuestas.

En primer lugar se reseña que desde el año 2003 el Estado tomó la decisión de crear su propio sistema de distribución de alimentos para controlar toda la cadena de valor, desde la producción hasta la venta última al cliente, operando en un principio a través de la red Mercal, a la que luego se le sumó Pdval. Sin embargo, destaca el informe que la red pública tiene en conjunto más de 25.000 centros de distribución pero actualmente solo funcionan unos 5.000, debido a la escasez.

A principios de mayo de este año se creó el Sistema Integrado de Control Agroalimentario (SICA), al que luego el Gobierno incorporó los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP); sin embargo, la representación de España en Caracas no tardó en corroborar el fracaso de este nuevo sistema y así fue documentado en el informe.

“Debido a esta escasez el Gobierno por medio del SICA ha restringido la distribución de productos de primera necesidad a 1.5% de los establecimientos de venta (hay unos 61.500 establecimientos públicos y privados y actualmente solo unos 900 establecimientos reciben suministro; 867 de la red privada y unos 40 de la red pública de distribución). En este contexto se producen grandes colas en los centros de distribución, para hacer frente a esta situación han puesto en marcha mecanismos de control, como la venta por número de cédula y controles biométricos, en consecuencia, la atención al cliente y el servicio se han visto notablemente afectados”.

La Guía País Venezuela, elaborada por la Oficina de España en Caracas, advierte que se ha incrementado la insuficiencia de suministro de unos 80 productos de la cesta básica que tiene precios regulados y de medicamentos. El informe reseña además que el último índice de escasez publicado por el Banco Central de Venezuela (BCV) en abril de 2014 fue de 29% y actualmente se estima que el índice de escasez en Caracas se ubica alrededor de 58%, mientras en el interior del país oscila entre 70% y 90%.

A pesar del complejo escenario, tanto en lo político como en lo económico, la representación diplomática española en Caracas considera que el mercado venezolano ofrece la oportunidad a los exportadores españoles de encontrar oportunidades de negocios, ya que como consecuencia de la “imperfección de los canales de distribución y la fuerte dependencia de las importaciones”, además de los estrictos controles e inspecciones frecuentes, resulta más rentable importar que producir; sin embargo, alerta que invertir es Venezuela es posible “sí y solo sí, previamente, dada la grave escasez de divisas del país, se ha asegurado de forma definitiva e irreversible el cobro en moneda convertible de sus posibles ventas”.

Comentarios

comentarios