article-thumb
   

¿Qué pasa en la MUD? Pugnas desenfocan lucha contra el oficialismo, según dirigentes

El Cooperante

Yosselyn Torres.- En la Mesa de Unidad Democrática vuelven a privar las diferencias. Hay dirigentes que se preguntan por qué la Asamblea Nacional no es frontal ante los ataques de los demás poderes. “La Ley del Tribunal Supremo de Justicia debió ser reformada el mismo día de la instalación, ahora no hay quién los pare”, dijo un integrante del cónclave que pidió el anonimato.

La pugna en la Mesa la protagoniza el G4 (el grupo de los cuatro partidos más votados el 6 de diciembre): Primero Justicia, Acción Democrática, Un Nuevo Tiempo y Voluntad Popular. “Son tres partidos contra uno”. Informan que AD, UNT y VP se unieron para frenar a PJ.

Esas divergencias “provocan” dispersión en la MUD, consideran. Primero Justicia salió solo con la propuesta de revocar al presidente de la República, Nicolás Maduro. Tanto así que en la protesta en el Consejo Nacional Electoral del pasado jueves, se encadenaron a las rejas del recinto siete diputados de la tolda aurinegra.

Un representante de un partido minoritario en la MUD se quejó, sin querer dar su nombre, porque a inicios de marzo se decidió que la Unidad promovería la enmienda, el referendo revocatorio, hasta la constituyente. “Metieron todo porque no hay acuerdo”. Esa vez “los minoritarios no votamos”.

Dijo que las toldas minúsculas no acuden en las reuniones para discutir el trabajo legislativo (reforma y creación de leyes).

Otro dirigente partidista y diputado manifestó que “son fuertes las molestias internas” porque no se reúnen formalmente desde antes del triunfo del 6D. El día que decidieron a favor de Henry Ramos Allup como presidente de la AN, esa vez votaron, pero solo los diputados.

En la MUD era tradición reunir a los siete y luego a los 14 partidos más votados en elecciones los días lunes, y los miércoles celebraban la plenaria con representantes de las toldas pequeñas. Esto ha quedado en el olvido.

El “diálogo” se suma al escozor

“Cualquier ventana que sea de apremio, donde esté claramente graficado el derecho a la vida, libertad de expresión, de asociación, donde se pueda concretar la liberación de los presos y los exiliados, así como el cese de la persecución política, es importante”. El diputado Edgar Zambrano (Acción Democrática/Lara) cree en el diálogo, pero no el que “disperse o manipule”.

“No tenemos conocimiento de las actividades a desarrollar, los objetivos y metas” del oficialismo. El parlamentario comentó que, como ocurrió en el intento de diálogo de 2014, la Mesa desconoce la agenda gubernamental.

Zambrano envió el viernes pasado un comunicado que exige al Gobierno acelerar el acercamiento, pero el chavismo instaló una comisión de la verdad y llamó a cuatro representantes de la Unidad.

Al confirmar que el vicepresidente ejecutivo de la República, Aristóbulo Istúriz, se entrevistó con el gobernador de Lara, Henri Falcón, donde el Nuncio Apostólico Aldo Giordano estuvo presente, Zambrano aseguró que ignora los temas tratados.

El dirigente larense rompió la ley de hielo que le aplica la MUD al Gobierno. 

Según el adeco, la Unidad no sabe lo que quiere Istúriz.  “El Gobierno nacional tiene sus propias estrategias y nosotros tenemos nuestros propios elementos. Por eso hay que contraponer las agendas”, eso fue lo que dijo.

El papa Francisco abogó por el acercamiento entre chavistas y opositores, y el Nuncio es el mejor canal -a juicio del Zambrano- para lograr la resolución de los problemas en Venezuela.

Tras ratificar que la conversación entre los factores políticos es la vía para encontrar soluciones, afirmó que en la MUD hay reuniones “casi todos los días”.  Negó que haya sectarismo en la propia Mesa, que el epicentro de las reuniones no es el tema, si no el acto en sí.

La cúpula de la AN habría “desplazado a la MUD” y con ella a su secretario ejecutivo Jesús “Chúo” Torrealba. Zambrano desmintió también tales afirmaciones y reiteró que el debate es permanente.

Comentarios

comentarios