article-thumb
   

“Quedó irreconocible”: Personas asesinadas en Trujillo fueron aplastados con palos y piedras

Eileen Garcia

El Cooperante.- El sector Caño de los Muertos se mantiene de luto tras el asesinato de ocho adultos y  tres adolescentes en el municipio Andrés Bello, al oeste del estado Trujillo, el pasado sábado. El móvil que se maneja: la venganza.

Leer también – Masacre en Trujillo: Presunta guerra entre bandas criminales deja 11 personas muertas

En la morgue de Valera llegaron los cuerpos de Rogelio Antonio Azuaje (55) y sus dos hijos Harrinson Serrano (16) y Jean Carlos Azuaje Bastidas (27); Yerrizon Díaz Arandia (26), Daniel Antonio Simancas Hernández (18), Yovanis Antonio Azuaje Castellanos (33) y a su hijo Yohandri José Azuaje Terán (15); padre e hijo, Aníbal Enrique Batista Rivero (36) y Aníbal Enrique Batista Azuaje (17); y Clodoveo Antonio Montaña Azuaje (43), Alberto Díaz Patiño (76).

Según el diario La Verdad, los hoy occisos pertenecían a la banda de Los Cáscaras, que opera desde esa zona hasta municipios de Zulia. De acuerdo a la versión de los oficiales, integrantes de una banda rival llegaron a las tres viviendas, en la que estaba la familia Azuaje y sus allegados. Los sacaron de las habitaciones y los ajusticiaron a tiros. Sin embargo, el informe forense señala que después de ser masacradas, los asesinos aplastaron los rostros de las víctimas con piedras y palos.

Orlando Díaz, hijo de Patiño, detalló que su padre era víctima de las circunstancias. Era oriundo de Valledupar, Colombia y era amigo y empleado de la familia Azuaje. Agregó que su padre tenía 40 años en Venezuela y su vida la dedicó al trabajo.

Por su parte, el Ministerio Público designó a los fiscales Daniel D’Andrea y José Luis Molina Gil, fiscal nacional 19.º y 3.º de Trujillo, para dirigir las investigaciones que ejecutan los funcionarios de la Policía científica.

Comentarios

comentarios