article-thumb
   

¡Ruleteo hospitalario! Salvarse tras ser tiroteado es un tema de azar en Venezuela

Lysaura Fuentes

Lysaura Fuentes.- Los últimos 25 días de la vida de Hilbert José Avendaño Ortiz (40) fueron de agonía, luego de que el pasado 30 de abril recibiera un tiro a nivel del tórax cuando fue interceptado por unos motorizados armados en el sector Ingeniero, urbanización La Muralla I, en Guatire, capital del municipio Zamora del estado Miranda.

Hilbert nunca se imaginó que tras recibir ese disparo su desgracia sería aún mayor cuando en los centros asistenciales a donde lo llevaron no podían atenderlo por falta de insumos, medicinas, especialistas y ambulancias. 

Este hombre de 40 años se encontraba realizando su recorrido habitual a bordo de su gandola distribuyendo agua mineral Los Alpes en la conocida urbanización de la ciudad mirandina, sus ayudantes fueron interceptados por motorizados armados quienes los asaltaron, luego Ortiz se bajó del vehículo a verificar lo que pasaba y recibió un tiro por parte de los delincuentes.

Un taxista de la zona lo trasladado hasta el Hospital General de Guatire, pero en el lugar les explicaron a sus familiares que no lo podían operar por falta de insumos, luego esperó en el recinto al menos dos horas por ambulancia y al no ser atendido lo trasladaron en un carro particular hasta el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS) de Guarenas, lugar donde fue operado de un pulmón izquierdo y le colocaron una válvula en el corazón. Tras esta operación Hilbert logró conversar con su familia, tomó agua y siguió la dieta alimenticia que le indicaron en el hospital.

La esposa de Ortiz estaba contenta porque pensó que se iba a recuperar e iba a salir rápido de esta terrible situación, pero cuando se encontraba en la habitación de recuperación de Hilbert, su doctor les informó que su esposo tenía que ser trasladado a otro centro médico porque el IVSS se había quedado sin oxígeno en los tanques que les colocan a los pacientes.

La familia desesperada pagó una ambulancia -ya que en el IVSS no había- y lo trasladaron hasta el Hospital Dr. Domingo Luciani, de El Llanito. En el sitio la víctima comenzó a sentir un fuerte dolor abdominal, lo intervinieron, pero no resistió y murió.

El caso de Hilbert no es el primero que se presenta en el 2016. Por el ruleteo en diversos centros asistenciales lo mismo le sucedió a Yenderson Yonaiker Ocopio Cisneros, de 22 años de edad, quien tras recibir un disparo de escopeta en el sector El Portuachuelo, vía Cúa-San Casimiro del estado Miranda, cuando iba a visitar a una amiga, fue llevado al Hospital de Cúa, lugar donde no lo pudieron atender porque no había médicos, ni insumos. Su tío Juan Carlos Herrera llegó al centro médico y le dijeron que tenía que llevarlo a Caracas.

“Se había ido montado en un taxi con las tripas afuera y llegó al hospital. Se sentó y no había médicos. Cuando llegué me dijeron que buscara una ambulancia. Yo tuve que buscar ayuda en todos los centros y no había ambulancias. Tuve que pagar una ambulancia privada. Me cobraron 30 mil bolívares para trasladarlo desde Cúa al hospital de Coche”, señaló Herrera.

Ocopio recibió el disparo el domingo 29 de mayo del año en curso a las 10 de la mañana  y fue ingresado a un centro asistencial de Caracas tres horas después. Falleció a las 08:00 de la noche de ese mismo día.

Tanto Hilbert como Yenderson son doble víctimas de la delincuencia y de la crisis en el sector salud. Una enfermera de un centro médico que prefirió permanecer en el anonimato informó a El Cooperante que este ruleteo hospitalario: “agrava la situación de la persona que recibió el tiro y lo lleva a la muerte por no atenderlo de forma oportuna”.

Fallas en los hospitales generan doble sufrimiento para el herido

Los hospital, centro asistencial o ambulatorio presentan en un 80% fallas de medicamentos e insumos, así lo informó el presidente de la Federación Farmacéutica Venezolana (Fefarven), Freddy Ceballos.

En estos recintos escasean: gasas, soluciones intravenosas, reactivos, tubos  de ensayos para muestras de laboratorios, Chasis para los rayos X y medicamentos como  antibióticos, broncodilatadores, diuréticos, entre otros. Así como también las unidades de terapia intensiva que presentan fallas, ya que no están aptas para ingresar pacientes.  

Otra realidad que se presenta en los hospitales es que no cuentan con especialistas para atender a los heridos: “en los centros médicos se presenta una fuga de talentos, ya que los médicos especialistas se van del país a otro donde les ofrezcan mayores oportunidades, por que en los centros médicos de Venezuela no hay  insumos para desarrollar la medicina. Además de que algunos médicos atienden si la persona tiene dinero, si eres pobre no lo toman en cuenta”, explicó la enfermera.

Ambulancias brillan por su ausencia

El tío de Ocopio tuvo que cancelar 30 mil bolívares a una ambulancia privada para trasladar a su sobrino a otro centro médico porque en el lugar donde estaba no contaban con este vehículo. Una realidad que se presenta en la mayoría de los hospitales del país.

La mayoría de las ambulancias están inactivas, es decir, que no cuentan con chófer o están dañadas las unidades porque no les realizan mantenimiento, así como también no cuentan con cauchos, baterías entre otros repuestos para ponerlas a funcionar.

Algunos heridos de proyectil han sido trasladados desangrándose en: carros particulares, en taxis (en ciertos casos bajo amenaza), en transporte público y en los casos más extremos en moto o carretillas.

 Ni para accidentes de transito

Así como se presenta escasez de ambulancias para los heridos de proyectil también se registra para los lesionados en accidentes de tránsito.

El ministerio de Transporte Terrestre y Obras Públicas sólo cuenta con cuatro ambulancias, de las cuales “ninguna sirve”, para atender a los heridos de accidentes de tránsito en las autopista que conectan con Caracas, así lo informó una fuente de este ministerio que prefirió permanecer en el anonimato.

Detalló que los heridos han tenido que esperar más de media hora “tirados en la calle” para ser trasladados.

Además explicó que los Bomberos de Distrito Capital sólo cuentan con tres ambulancias para atención en toda Caracas, y la mayoría no está funcionando por no tener cauchos, baterías, frenos, entre otros repuestos que escasean en el país. Al respecto apuntó que los funcionarios de tránsito de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) no cuentan con este vehículo.

Precios de ambulancias privadas están por las nubes

Rafael Sarrameda tiene al menos siete años como dueño de un servicio de ambulancias privadas llamado Rescate Integral Visualizado que tiene cobertura a escala nacional.

Los precios de los servicios en la Gran Caracas, el mínimo es de Bs. 10 mil y de la capital a otros estados el valor es de Bs. 120 mil.

Sarrameda dice que  durante el mandato del fallecido presidente Hugo Chávez Frías se distribuyeron a escala nacional 3 mil ambulancias, pero actualmente  “no sé que hizo Maduro con esas ambulancias, deberían estar cubriendo las necesidades del pueblo”.

Comentarios

comentarios