article-thumb
   

Sebin desarrolla “Plan de Represión y Violencia” para culpar a opositores y periodistas de desestabilización

Christhian Colina

Sergio Contreras.- Luego que fuese publicado el Decreto de Estado de Excepción y Emergencia Económica, fuentes revelaron que se habría iniciado una nueva etapa de represión en el país tras una reunión en la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin), donde participaron jueces de control a los cuales se les habría ordenado la activación de un‎ plan de actividades “irregulares y violentas” llevadas a cabo por funcionarios del Sebin, quienes infiltrados en marchas y concentraciones de la oposición, tendrían la misión de lesionar sedes de instituciones públicas así como a funcionarios, esto con el propósito de responsabilizar a dirigentes de la oposición de la violencia suscitada en dichas convocatorias, así como a periodistas y medios de comunicación independientes, llevando a cabo detenciones e iniciando procedimientos judiciales, entre ellos El Nuevo País y Zeta.

El Plan de Represión y Violencia” se habría comenzado a ejecutar inmediatamente, evidenciándose en los hechos vandálicos ejecutados por “grupos de encapuchados” en Plaza Venezuela este miércoles y que casi al mismo tiempo, fueron denunciados con lujo de detalles por altos voceros del partido de gobierno, quienes en el mismo momento arrojaban cifras de más de 40 detenidos a nivel nacional, 14 de ellos solo en Caracas. Luego de ser anunciado en el programa de televisión del diputado Diosdado Cabello, detuvieron al jefe de seguridad del presidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup.

En este mismo sentido, se tiene la información de que existen procedimientos judiciales que buscan la detención de periodistas y directivos de medios de comunicación que están montados en los tribunales solo a la espera de “ordenes de arriba”, tal como revela nuestra fuente, para acelerar una olla podrida de gran tamaño que se sumara al clima de conflictividad que vive el país.

Las amenazas contra el Presidente Editor de El Nuevo País y Zeta, Rafael Poleo, se han incrementado en el último mes. Todo empezó con la acusación de Diosdado Cabello en su programa de televisión, en donde reveló un supuesto plan orquestado desde Miami por el disidente general Hebert García Plaza, XXX Rodil y Poleo. El periodista respondió al diputado negando esas versiones y aclarando que ni siquiera conoce a los personajes con los cuales se le relaciona, pero el oficialista hizo caso omiso de eso y hasta se atrevió a dar una fecha para el golpe de Estado: 15 de mayo.

La fecha llegó, pasó y nada ocurrió, pero el PSUV siguió con sus andanadas. Tras un tuit de Poleo alertando de que la actual situación venezolana podía desencadenar sucesos similares a los de República Dominicana en 1965, con una invasión extranjera. Aunque el periodista aclaró que ese era el peor escenario y que debía evitarse a toda costa, Ernesto Villegas se encargó de sacarle punta al mensaje desde la óptica del oficialismo y enseguida el presidente Nicolás Maduro se hizo eco del mensaje, acusando también a Ramos Allup de estar involucrado en la conjura al haber “retuiteado” en su cuenta la advertencia de Poleo.

Mientras todo eso ocurría, las amenazas a Poleo y a su familia se sucedieron. Graffitis  en la fachada de sus medios de comunicación con posterior golpiza a un vigilante de la sede que culminó con varios puntos de sutura, amenazas de muerte por redes sociales, llamadas telefónicas anónimas y alertas desde el propio Gobierno de que algo podía ocurrirle a Francisco Poleo, Vicepresidente Ejecutivo de las empresas comunicacionales.

Este martes, Maduro tomó la batuta del pleito y acusó a Poleo de ser “agente de la CIA desde hace 50 años”. “Rechazo indignado la acusación que Maduro me hace de ser de la CIA. Lo sabido es que él es agente cubano entrenado en Cuba. He sido agente, pero venezolano”, respondió el periodista. Inmediatamente, se desataron llamadas  de fuentes ligadas a la cúpula del Gobierno alertando a la familia Poleo de un descabellado plan para detener a su hijo e involucrarlo en el pleito con Estados Unidos por la detención de los sobrinos de Cilia Flores.

Esa misma noche, una patrulla de la Guardia Nacional Bolivariana se apostó a la entrada de la residencia familiar de los Poleo en Caracas. “Acoso a Graciela Requena (Vicepresidente de Publicidad y madre de Francisco Poleo) de Nuevo País-Zeta por parte GNB. Vehículo con 4 funcionarios apostado desde ayer en su residencia”, denunció por Twitter el presidente de la Asamblea Nacional, Ramos Allup, en la madrugada del miércoles. Además, Francisco Poleo nos relató que “una camioneta Fortuner blanca pasó varias veces en la noche por la casa de mi madre, colocándose de frente al portón con las luces altas por varios minutos. Esto se sucedió en dos o tres ocasiones”.

El Vicepresidente Ejecutivo de El Nuevo País y Zeta logró salir del país el mismo miércoles, convirtiéndose en el tercer exiliado de la familia.

Puede leer la publicación en El Nuevo País aquí.

Comentarios

comentarios