article-thumb
   

Ser vegano en Venezuela: la alternativa ante la escasez que es casi imposible

El Cooperante

Caracas, 13  de octubre.- La crisis económica que azota a Venezuela ha desencadenado una serie de problemáticas que han obligado a los venezolanos a modificar su estilo y calidad de vida. La escasez de alimentos, es una de las más prominentes, y la que ha generado mayor impacto a escala nacional e internacional.

Lea también: En la estratosfera: los precios de hortalizas y verduras que no se cansan de subir

En promedio, desde el año 2015, los venezolanos han perdido entre 10 y 20 kilos, esto debido principalmente al alto costo de la vida, y la imposibilidad de conseguir alimentos a precios regulados. Carnes, harinas y azúcares, son los principales ingredientes en la dieta diaria de los criollos, lo que ocasionó que para el año 2011, la Organización Mundial de la Salud (OMS), posicionara a Venezuela en el puesto número tres de los países con más personas con sobrepeso en la región, ubicándose solo por detrás de Brasil y México. Para entonces, 70% de la población era obesa.

Ahora, en el extremo de la balanza, se hallan familias en extrema delgadez. Ambos escenarios, reflejan los malos hábitos alimenticios a los que se someten día a día, tanto adultos como niños, puesto que la desnutrición no solo presenta en personas delgadas sino también en personas con obesidad. Gradualmente, la población ha ido modificando su dieta y, aunque ha sido la necesidad y no el deseo de ser saludable lo que ha impulsado esto, las harinas precocidas de maíz y trigo, han sido sustituidas por alimentos naturales, como yuca, chía, auyama, avena y hasta remolacha, las cuales son mayormente utilizadas para cocinar arepa, el desayuno por excelencia del venezolano.

Asimismo, los altos costos de las carnes rojas y blancas han motivado a los ciudadanos a sustituir estas proteínas animales por proteínas naturales. Ante esto, nace la posibilidad de iniciar una dieta vegana, pero ¿es posible ser vegano en Venezuela, cuánto cuesta mantener este estilo de vida, influye la escasez? Para empezar, hay que aclarar que el veganismo es un estilo de vida que forma parte del vegetarianismo, en el que se excluyen todos los alimentos y productos derivados de animales, como productos de belleza y ropa.

Le puede interesar: Personas con autismo, víctimas de la crisis ante impagables terapias y alimentos

Específicamente en la alimentación, el consumo de carnes, huevos, y lácteos, queda completamente excluido de la dieta de los veganos. Este estilo de vida, generalmente es iniciado por activistas de los derechos de los animales, quienes ante los crueles tratos que sufren estos seres en la industria, se rehúsan a contribuir con esta realidad. No obstante, también hay quienes, ante una mejoría de calidad de vida, optan por ser veganos.

Ser vegano en plena crisis

Nixa Martínez, presidenta del Colegio de Nutricionistas y Dietistas de Venezuela, dijo a El Cooperante que las personas veganas también deben “adaptarse a las necesidades y solventar” porque hay artículos de su dieta que están escasos y los que se pueden conseguir están a precios muy elevados.

“Deben consumir nutrientes naturales porque ellos son naturistas y son vegetarianos, pero por la escasez de insumos y los altos costos, a ellos se les hace un poco complicado adquirirlos”, comentó Martínez, al tiempo que alertó que la institución que representa no puede medir las consecuencias que podrá traer la escasez de alimentos al país, no solo para los veganos sino para todos los ciudadanos.

No es cosa fácil cambiar el estilo de alimentarse en un país donde la inflación ya alcanza los tres dígitos. Una harina de lentejas tiene un costo de 28, 595 bolívares, 10 mil bolívares que una Harina PAN, que en el mundo del “bachaqueo” se consigue entre 15 y 18 mil bolívares.

Asimismo,  una premezcla para pastelitos sin gluten y 100% natural se consigue en los 22 mil bolívares, casi igual a una harina de trigo.  La harina de batata tiene un valor en el mercado vegano de 19 mil bolívares, mientras que la harina de plátano cuesta 21 mil bolívares.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Comentarios

comentarios