article-thumb
   

“Si no hay calle, no hay salida”: Carlos Ortega dice que Venezuela podría ser peor que Cuba

Christhian Colina

El Nuevo Herald.- El exiliado dirigente venezolano Carlos Ortega –quien lideró las masivas marchas del 2002 que llevaron al entonces presidente Hugo Chávez a salir brevemente del poder– dijo que llegó la hora de retomar las calles para combatir a un régimen que transformó a un país extremadamente rico en uno extremadamente pobre. “Si no hay calle, no hay salida (…) Si no actuamos frente a esta realidad que vive Venezuela, si no tomamos una posición firme, contundente, unitaria, vamos a superar a Cuba en niveles de miseria”, comentó.

Pero la oposición debe cumplir primero con una misión fundamental antes de convocar las protestas: hacer contacto con los sectores institucionales de las Fuerzas Armadas, manifestó el dirigente sindical, quien escapó de las cárceles del régimen en el 2005. Pese a que los 17 años de revolución bolivariana han provocado grandes daños a la institucionalidad dentro de las Fuerzas Armadas, Ortega dijo que aún sobreviven oficiales honestos que sienten vergüenza por la corrupción del alto mando.

Prueba de ello quedó evidenciada en las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre, dijo. “El alto gobierno, conjuntamente con el Partido Socialista Unido de Venezuela se resistían a reconocer la aplastante derrota que le propinó el pueblo venezolano a la dictadura. Tenían todo preparado, y apenas le iba a dar a la oposición unos 80 o 82 diputados, en vez de los 112 se habían obtenido en la votación”, dijo Ortega, quien dijo haber confirmado la información a través de personas cercanas a los acontecimientos.

Pero sectores militares, le informaron al ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, que “por ningún motivo se podía aplicar un fraude allí y que había que reconocer el triunfo del pueblo”, porque de otra manera la oficialidad tendría que actuar, explicó. “Frente a ello, padrino le informa a Nicolás Maduro, y al resto del gobierno. Por eso es que aceptan la derrota. Sino, nos aplican el fraude”, manifestó. Ortega agregó que la necesidad de salir a manifestar se ha vuelto urgente ante la gran tragedia por la que atraviesan los venezolanos.

La falta de comida y de medicinas está creando una crisis humanitaria, situación nunca antes vista en la historia moderna del país. “La situación del país es muy difícil”, dijo Ortega, quien vive principalmente en Perú.

Puede leer la entrevista íntegra de El Nuevo Herald aquí.

Comentarios

comentarios