article-thumb
   

¡Siguen los ‘Panama Papers’! Correa y su hermano también tenían empresa fantasma

Christhian Colina

El Nuevo Herald.- En las semanas que siguieron a la filtración de los documentos que se conocen ahora como los Papeles de Panamá, el presidente ecuatoriano Rafael Correa hizo un llamado a los periodistas de su país y se jactó de que, a diferencia de otros países, él y su Gobierno no figuraban en los documentos filtrados.

No obstante, los documentos secretos muestran que él y su hermano Fabricio llamaron la atención de las autoridades anticorrupción de Panamá en el 2012. La fiscalía panameña confirmó a McClatchy Newspapers que investigadores indagaron sobre una compañía de paraíso fiscal en Panamá debido a preocupaciones sobre posible malversación. Y un correo electrónico secreto en los Papeles de Panamá muestra que Correa y su hermano mayor Fabricio eran el foco de la pesquisa.

“El presidente es una persona muy honesta”, dijo Omar Simón, principal asesor del presidente. “Todo eso es absolutamente falso. Él no está involucrado en ninguna compañía de paraíso fiscal directa ni indirectamente”. Después que los primeros reportes de los Papeles de Panamá se publicaron el 3 de abril, Correa se jactó de que los periodistas “no han encontrado nada” sobre su gobierno.

Pero resulta que no es así. Periodistas ecuatorianos publicaron los nombres de tres funcionarios vinculados con gobierno de Correa que aparecieron en los documentos filtrados del bufete Mossack Fonseca . La semana pasada fue que McClatchy encontró el correo electrónico que menciona al presidente Correa.

Un drama familiar entre Correa y su hermano Fabricio ha tenido una fuerte presencia en las páginas de los periódicos y la televisión de Ecuador. Acusado de beneficiarse del cargo de su hermano a través de contratos con el gobierno, Fabricio lanzó una infructuosa postulación presidencial en el 2012 sobre una plataforma anticorrupción. Los dos hermanos aparecen juntos en los Papeles de Panamá, en un correo electrónico de una abogada de Mossack Fonseca, en Panamá, a un bufete de abogados en Guayaquil.

“Mi nombre es Sara Montenegro, soy abogada de Mossack Fonseca & Co. y le escribo para notificarle de una investigación que desarrolla la Fiscalía Anticorrupción de Panamá, en referencia a los señores FABRICIO CORREA y RAFAEL CORREA DELGADO por el delito de malversación contra el Estado ecuatoriano, una pesquisa que involucra a a una corporación panameña que se le vendió a usted en 2006, llamada ORLION GROUP S.A.”, expresaba el correo electrónico del 4 de mayo del 2012 a un abogado del bufete Legalsa & Asociados, que abrió una cuenta en el paraíso fiscal a nombre de un cliente no identificado.

Los fiscales pidieron a Mossack Fonseca información del accionista, “que no entregamos porque no la tenemos”, agregó Montenegro, quien pidió a Legalsa & Asociados información sobre los verdaderos dueños de Orlion Group S.A. porque una acusación oficial era probable. En un correo electrónico interno del 10 de mayo del 2012, la jefa de Cumplimiento de Mossack Fonseca, Sandra de Cornejo, recomienda que su firma no preste más servicios a Orlion Group S.A.

Los documentos de Mossack Fonseca muestran que Orlion Group S.A. era una compañía pantalla, que ya estaba activa, esperando por un dueño. Cuando alguien necesita una compañía rápido, es más caro comprar una ya registrada, pero la rapidez importa. Los clientes pueden comprar compañías que llevan muchos años registradas, y eso cuesta más. Este tipo de corporación, también llamado compañía gaveta, es legal.

Puede leer el reportaje complejo de El Nuevo Herald aquí.

Comentarios

comentarios