article-thumb
   

Sin ahorros, ni visa: el traumático regreso de los migrantes venezolanos a su país

El Cooperante

Caracas, 12 de octubre.–  Leandro Colmenares, de 37 años, vendió su auto y su departamento para huir de Venezuela buscando establecerse primero en Panamá y luego en Colombia pero, tras un año de fracasos, regresó a su país resignado y sin los ahorros de su vida.

Lea también: ¡Insólito! CNE informará a electores “reubicados” a través de avisos en los centros

Antes de irse de Caracas, Colmenares trabajaba como técnico especialista en equipos médicos y era el sostén de una familia de cuatro miembros, pero la crisis económica venezolana lo forzó a emigrar con 7.000 dólares, lo que le quedó después de repartir parte de los ahorros entre la familia.

Para subsistir en el exterior tuvo que aceptar trabajos ocasionales en construcción, limpieza, cargando muebles y sirviendo comida. “Yo salí de Venezuela codeándome con doctores. Meses después estaba en una mueblería de Panamá trapeando el piso”, dijo Colmenares, padre de dos. “Estaba mal, estaba pasando hambre, (…) los fines de semana comía una sola vez”, agregó recordando su estancia en Colombia, donde rentaba una pequeña habitación.

Y aunque en un buen día de trabajo podía ganar 25 dólares, equivalente a lo que cobraba en todo un mes en Venezuela, poco a poco se fue quedando sin fondos por la falta de un ingreso fijo, el costo de vida y las remesas que debía enviar a casa. “Me fui dejando un país malo. Cuando llegué estaba peor”, confesó en la sala de su humilde casa, propiedad de la familia de su esposa en Caracas, rodeado de sus hijos y su mujer, con quienes volvió a reunirse en febrero. Ahora vende en su casa masa artesanal para hacer arepas.

La historia de Colmenares refleja la de muchos que han huido de la crisis en Venezuela, pero que han tenido que regresar por no haber conseguido estancia legal o trabajo estable, reseña la agencia Reuters quien entrevistó al menos a 50 venezolanos  que emigraron desde que el presidente Nicolás Maduro asumió en el 2013, y que uno de cada cinco volvió a su país.

Comentarios

comentarios