article-thumb
   

Sociedad Venezolana de Microbiología destaca problemática sanitaria del país

Daniel Santos

El Cooperante.- La Sociedad Venezolana de Microbiología emitió un comunicado en el que resalta la importante problemática que enfrenta el país en materia sanitaria, y reflejan además de la ya conocida escasez de medicinas y productos para combatir las infecciones, los problemas de seguridad laboral que enfrentan los profesionales de esta especialidad médica en nuestro país.

En entrevista exclusiva con El Cooperante, los directivos de la Sociedad destacaron los problemas que se causan con esta ausencia de medicamentos, los cuales podrían generar que los virus y bacterias generen resistencia “Para nadie tampoco es un secreto la escasez que hay a nivel de antimicrobianos, también hay una escasez increíble, hay problemas de dotación de antibióticos en la red de hospitales públicos y privados también, de tal manera que empiezan a utilizar los pocos antibióticos que hay en las diferentes instituciones sin la necesidad de que esos antibióticos sean los más adecuados para diversos tipos de infecciones, eso va generando un daño ecológico, que es que cuando tu usas los antibióticos que no son óptimos o adecuados para determinados procesos infecciosos va a generar una presión que al final se traduce en generación de más resistencia y eso va complicando la situación y los próximos años nosotros vamos a ver problemas grandes de resistencia producto del manejo que se está realizando  hoy en día”.

Los especialistas agregó a esta situación la problemática de la calidad de la dotación de agua y alimentos en el país, los cuales deben cumplir ciertos parámetros sanitarios que no se están cumpliendo: “Los problemas de que no tenemos data del control microbiano de las aguas, la gente se queja de cómo está recibiendo el agua potable en sus viviendas y no hay indicadores, al menos por escrito, de cómo es el control de calidad de nuestras aguas y lo mismo en alimentos, cada día uno ve por allí ventas de alimentos a nivel informal que uno no sabe de dónde son, cómo es el control que llevan, eso es riesgo sanitario increíble”.

Especialistas trabajan sin condiciones laborales de seguridad

Los directivos también califican de preocupante la situación de seguridad laboral de los profesionales que trabajan en los laboratorios del país: “hemos constatado, desde el punto de vista de medidas de bioseguridad, cómo se está trabajando en nuestros hospitales inclusive en el sector privado, y nosotros nos encontramos en muchos casos que están trabajando sin dotación de agua, sin dotación de jabón, sin dotación de las mínimas medidas para que usted pueda trabajar en el sector salud, eso es riesgo sanitario porque puedes tú estar contaminado y llevar la contaminación a otros pacientes e incluso trasladarla fuera de la red hospitalaria”, asimismo resaltan que debido a esta situación sanitaria en el país motiva  a los médicos y especialistas a  salir del país en búsqueda de mejores condiciones de trabajo y de dotación.

Por otra parte resaltaron que han hecho varios comunicados al Ministerio de Salud a través del Instituto Nacional de Higiene Rafael Rangel, pero no han obtenido respuesta: “Se ha denunciado, y la información que uno maneja desde el punto de vista del ente ministerial de la salud es que hay dotación de antimicrobianos, que no hay escasez de medicamentos, pero la realidad es lo que uno ve en los centros clínicos que hay una escasez tremenda y un uso inadecuado de los antimicrobianos producto de que no cuentan con las herramientas necesarias y el daño lo vamos a ver a posteriori”.

Reiteran el llamado a los ciudadanos venezolanos a prevenir los criaderos de zancudos, tapar los contenedores de aguas limpias y llaman a prestar mayor atención a las zonas donde se presentan las enfermedades contagiosas y tomar medidas de fumigación y vacunación en las comunidades, asimismo en caso de presentar algún síntoma debe acudir al médico. Por otra parte hacen el llamado a que se informe oportunamente de la situación sanitaria del país.

A continuación el comunicado de la Sociedad Venezolana de Microbiología: 

“CAOS MICROBIOLÓGICO EN VENEZUELA”

La Sociedad Venezolana de Microbiología manifiesta de manera responsable, que nuestro país se encuentra actualmente en una situación crítica y sin precedentes a nivel sanitario,  la cual debe atendida con carácter de urgencia por las autoridades competentes, dedicando sus esfuerzos a  trabajar de manera racional y sobre todo, con conocimiento de causa, para poder disminuir el impacto negativo que está afectando a nuestra población.Hemos observado con creciente preocupación un incremento en los casos que involucran  diversas enfermedades infecciosas emergentes y reemergentes, con el agravante de que no disponemos de cifras oficiales que permitan evidenciar la magnitud del problema, gracias al hermetismo que ha caracterizado la actual gestión gubernamental. Sin embargo, las diferentes sociedades científicas pueden constatar el vertiginoso aumento de enfermedades como malaria, tuberculosis, dengue, infecciones gastrointestinales, respiratorias, entre muchas otras. En el caso específico de la malaria, podemos afirmar sin temor a equivocarnos, que actualmente nos encontramos en la peor crisis epidemiológica que haya visto el país en la última década. Desde hace cinco años la casuística se ha triplicado, y se conoce que desde enero de 2016 hasta la fecha, se han registrado aproximadamente 150.000 casos, siendo la proyección anual de 350.000 casos, de acuerdo a data oficial no divulgada. El foco principal se ha reportado  en el estado Bolívar, sin embargo, el problema no sólo se limita a esa entidad, sino que impacta a prácticamente todo el país. Mientras a nivel mundial la incidencia de malaria disminuye y en múltiples casos desaparece, en Venezuela se reportan más casos cada día.

En lo que respecta al virus Zika,  se ha observado una gran cantidad de casos en nuestros centros de salud, y muchos otros que no llegan siquiera a ser diagnosticados, puesto que los pacientes deciden permanecer en sus hogares, sin embargo, recientemente se ha demostrado con hechos científicos la relación de este virus con casos de microcefalia cuando la enfermedad afecta a las mujeres embarazadas, y esto supone un grave problema para el futuro del recién nacido, ya que se diezma su capacidad cognitiva, entre muchos otras consecuencias. Sin embargo, seguimos a la espera de que el Ministerio de Salud exprese su posición ante esta enfermedad, y las maneras de evitar el contagio.

En materia terapéutica existe un déficit abrumador de todo tipo de medicamentos, entre ellos los antimicrobianos, lo cual ha provocado que los esquemas terapéuticos prestablecidos por consensos sean obviados y los médicos tratantes se vean obligados a administrar lo que exista en el momento, de tal manera que ya empezamos observar el daño colateral que corresponde al uso inadecuado de los antibióticos, derivando en problemas graves de resistencia extrema en nuestros aislados bacterianos, lo cual aumenta costos de hospitalización e incluso puede desencadenar casos de fatalidad en los pacientes afectados por estos microorganismos multiresistentes.

Adicionalmente, la dotación de equipos de nueva generación e insumos básicos de trabajo brillan por su ausencia en muchos laboratorios de microbiología de la red pública y privada, e incluso se ha podido constatar que en múltiples laboratorios hospitalarios no disponen de materiales e insumos básicos para realizar una gota gruesa, o un frotis hematológico y establecer un diagnóstico de malaria, por ejemplo.

Tampoco se puede ocultar el déficit en implementos de higiene y bioseguridad que estamos viviendo en pabellones, laboratorios, unidades de cuidado intensivo y demás servicios de hospitalización, en los cuales en muchas ocasiones no hay agua, ni guantes, ni productos desinfectantes adecuados; incrementándose de esta manera el riesgo de infecciones asociadas a la atención de la salud por gérmenes multidrogo resistentes.

La problemática microbiológica no es sólo del sector salud, en el área ambiental también vivimos una época de incertidumbre, ya que no existe información sobre la calidad del agua que consumimos ni de la que llega a nuestros hogares y los insumos que permiten determinar la calidad del agua desde el punto de vista sanitario también son escasos.

En la microbiología de alimentos también encontramos múltiples problemas relacionados con la venta ambulante de alimentos sin control sanitario ni fitosanitarios, y siendo manipulados por personal no adiestrado en normas de higiene, ni capacitado para la correcta preparación de alimentos; trayendo como consuecuencia casos de infecciones gastrointestinales, que luego no pueden ser diagnosticados por la escasez de reactivos y equipamiento para la investigación etiológica de agentes parasitarios, virales y bacterianos, ni tratados adecuadamente por la carencia de medicamentos.

Finalmente, vemos con mucha tristeza el éxodo de nuestros estudiantes, y de numerosos profesionales competentes para establecer diagnóstico microbiológico, formados en las mejores universidades del país, recurso humano que al no tener oportunidades de labrarse un futuro decente toman  la decisión de emigrar a otros países buscando un mejor porvenir; simplemente es indolencia el no mostrar un mínimo de preocupación por el éxodo masivo de nuestros jóvenes profesionales. Bajo esta situación nuestros laboratorios han quedado desguarnecidos y sin generación de relevo, en todas las áreas de la microbiología.

Esta es la situación de la Microbiología en Venezuela, que expresada de manera muy resumida, luce caótica y catastrófica pero es la realidad y es inocultable. Los profesionales altamente capacitados que forman parte de la SVM siempre estaremos dispuestos a trabajar de manera seria, coherente y responsable para buscar las soluciones adecuadas en pro de nuestra comunidad.

JUNTA DIRECTIVA NACIONAL
SOCIEDAD VENEZOLANA DE MICROBIOLOGÍA.
Caracas, 26 de septiembre de 2016.

 

Comentarios

comentarios