article-thumb
   

The Economist: Aerolíneas alzan vuelo de Venezuela por mala gestión de Chávez y Maduro

Eileen Garcia

The Economist.- En los años 1970 la riqueza petrolera de Venezuela atrajo a viajeros de negocios de todo el mundo. Un Concorde de Air France volaba entre París y Caracas una vez a la semana. Sin embargo, para las compañías aéreas del boom supersónico se ha pasado a una frustrante caída.

El 28 de mayo Lufthansa anunció que suspendía sus vuelos tres veces por semana desde Frankfurt a Caracas a partir del 18 de junio. Dos días más tarde LATAM, el grupo aéreo más grande de América Latina, declaró que iba a cortar todos sus servicios al país después del 1 de agosto. En los últimos años, Air Canadá, American Airlines, Alitalia y Gol han reducido o suspendido sus operaciones en Venezuela. ¿Por qué tantas compañías aéreas están sacando al país fuera de sus destinos?

Una caída en picada del precio del petróleo, agravada por años de mala administración de Hugo Chávez y su sucesor Nicolás Maduro, han dejado a la economía de Venezuela por los suelos. Desesperado por evitar una cesación de pagos (default), lo que reduciría el crédito a la industria petrolera en crisis, el Gobierno ha endurecido el control de cambios introducido por Chávez en 2003. Las restricciones hacen que sea casi imposible para las empresas locales el convertir bolívares a dólares.

Esto ha hecho que sea difícil para las compañías aéreas internacionales, que suelen cobrar a los clientes en moneda local, repatriar sus beneficios. Lufthansa reclama más de $100 millones que dice que se le debe; LATAM hace lo mismo. La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), organismo que agrupa a las compañías aéreas comerciales, estima que el Gobierno de Venezuela ha retenido unos $3,8 mil millones de dólares de ingresos de las aerolíneas.

La demanda de vuelos a Venezuela, en todo caso, ha caído en los últimos años en la medida que un menor número de viajeros de negocios visitan al país. LATAM dice que los vuelos a Caracas representan menos del 1% de su negocio. El aeropuerto de Maiquetía (Caracas) está a menudo desierto. Pero las salidas de los transportistas son un golpe simbólico al Gobierno y agravan el aislamiento de Venezuela del resto del mundo. Sólo un puñado de compañías aéreas extranjeras permanecen, entre ellas: Air France, United Airlines e Iberia han dicho que van a mantener sus vuelos por el momento. Pero puede que no sea por mucho tiempo antes de que ellas también se vayan volando.

Comentarios

comentarios