article-thumb
   

¡Todo un lujo! Lo que le cuesta a un venezolano disfrutar de una comida en la calle

El Cooperante

Caracas, 19 de junio.- Venezuela se encuentra sumida en una crisis económica que ha golpeado fuertemente el bolsillo de los venezolanos, quienes entre la escasez y el alto costo de la vida, se han visto obligados a reducir sus gastos cuando de entretenimiento se trata.

Esta realidad se vio reflejada en cifras el pasado mes de mayo, cuando la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional (AN), dio a conocer que hasta entonces, se acumuló un total de 127,8 % de inflación, la cual, afectó a todos los ámbitos económicos del país, y que sumada a los constantes y desmedidos aumentos de salario y bono de alimentación por parte del Ejecutivo, generó un notorio incremento en los costos de comidas rápidas.

Lea también: ¡Crisis desbordada! Revelan que inflación entre enero y mayo de 2017 alcanzó 127,8%

En un recorrido realizado por las principales franquicias de Caracas, pudimos constatar que para un asalariado mínimo, que percibe mensualmente 65.021,00, de acuerdo con el aumento anunciado por el presidente Nicolás Maduro el 01 de mayo, es casi, sino imposible, permitirse comer en la feria de cualquier centro comercial, y es que para disfrutar de un almuerzo y un postre, necesitará alrededor de 20 mil bolívares, es decir, más de la mitad de lo que cobra en una quincena.

Una comida en las franquicias más conocidas de hamburguesas, sobrepasa lo 9.000 bolívares, tomando en cuenta que esto incluye únicamente como extra, una bebida, y no en todos los casos. No obstante, para acompañar su plato con una porción de papas fritas, deberá pagar, como mínimo, Bs. 3.500, más de 10% del salario quincenal.

Y si pensaba que comer en los famosos carritos de perros calientes y hamburguesas callejeras, era mucho más económico, pues se equivocó. Anteriormente, esta era una de las mejores opciones para quienes no cargaban mucho dinero en los bolsillos, sin embargo, esto ha cambiado con el paso de los años, y también, por supuesto, por la inflación. La escasez de panes y salsas, aunado a los altos costos de las carnes, ha obligado a los perrocalenteros a aumentar los precios de estos aperitivos, siendo el mínimo para una hamburguesa, 10 mil bolívares, más caro que en una franquicia.

Le puede interesar: Prohibido enfermarse: nuevos precios de las medicinas “matan” a los pacientes

En el amplio abanico de restaurantes exprés que existen en la ciudad, los de sándwiches y comidas frías, son los más populares, pero no precisamente por esto, son los más económicos. Para disfrutar de un sándwich básico, con jamón y queso, lechuga, tomate y salsas varias, deberá contar con un monto mínimo de 12 mil bolívares, esto, sin incluir la bebida, y dependiendo también del prestigio del lugar en donde vaya a comer.

Para los amantes de la pizza también hay opciones variadas, sin embargo, los costos no lo son entre sí. Una “promo” en una reconocida franquicia del popular aperitivo italiano, ronda los 30 mil bolívares la porción grande, la cual incluye la bebida y alcanza para dos personas.

En cambio, si su delirio es el pollo frito, entonces deberá invertir un poco más. Comparando costos entre los principales locales de venta de esta especialidad, pude notar que el precio mínimo de una ración de dos piezas de pollo y un refresco, cifra los 10 mil bolívares. Si extra desea agregar una ensalada y un pan a su plato, entonces este monto varía en cada local. Asimismo, también influye la cantidad de piezas que contiene la porción.

Lea además: “Costumbre de invitar un café se ha perdido”: Escasez y precios imponen ritmo en Caracas

Pero esto no es todo, luego de degustar un almuerzo, probablemente quiera comer algún postre, para lo que deberá contar con un aproximado de 5 mil bolívares, claro, siempre y cuando, opte por la opción más asequible. En enero, con este mismo monto, una pareja podría disfrutar de un helado o de otro aperitivo dulce, es decir, que el costo promedio para disfrutar de un postre, ha aumentado el doble en tan solo 6 meses.

Según el último informe de Encovi divulgado en febrero del presente año, 82% de las familias venezolanas viven en la pobreza, por lo que, aunque con 20 mil bolívares solo alcanza para comprar un kilo de carne y medio kilo de queso, es casi un lujo para una familia promedio disfrutar de una comida en la calle, tomando en cuenta que este monto se calculó por una persona.

No obstante, la inflación continúa desbocada, y de acuerdo con el Parlamento, esta podría cifrar 720% al finalizar 2017, limitando mucho más a los venezolanos a disfrutar de una comida rápida en familia, como era de costumbre durante los fines de semana.

Comentarios

comentarios