article-thumb
   

Trabajadores de empresas del Estado exigen la salida de militares: “Nos llevan a la ruina”

Eileen Garcia

El Cooperante.- Trabajadores de varias empresas del Estado, rechazan la presencia de miembros de la Fuerza Armada Nacional en la directiva por su gestión ineficiente en la gerencia y administración de los recursos y las relaciones conflictivas con la masa laboral.

De acuerdo al testimonio del secretario de Trabajo y Reclamos del Sindicato Único de Trabajadores de la Industria Siderúrgica y Similares, Leonardo Azócar, las empresas estatales como las de Guayana y otros sectores industriales y de servicios “tienen que estar dirigidas por civiles, pues la experiencia con los militares, como en el caso de Sidor, ha sido que las llevan a la ruina”.

Leer también – Denuncian paralización de Sidor en un 90%: “Le quedó grande la administración a los militares”

Según El Nacional, el dirigente de Sutiss denunció ante la Fiscalía y la Defensoría del Pueblo a la administración de la Siderúrgica del Orinoco, presidida por Tomás Schwab Rondón, por la venta a un tercero de tundi y escoria de acero a 130 y 55 dólares la tonelada, cuando ese material debió destinarse a las operaciones de Sidor, sobre todo, porque la acería está paralizada hace más de un mes.

Por su parte, Aldo Torres, directivo de la Federación de Trabajadores Eléctricos, indicó que Fetraelec apoya la iniciativa de Sutiss y recordó que “el presidente Nicolás Maduro debe cumplir su palabra cuando dijo que devolvería a los cuarteles a los militares que trabajan en el sector público”.

Torres explicó que “con esos señores no se puede negociar” al abordar el contrato colectivo 2016-2017 con 5 años de vencido, cuya discusión ha sido muy difícil con las gestiones de Jesse Chacón y Luis Motta Domínguez. Responsabilizó a ambos militares de “la mala política en la Corporación Eléctrica Nacional, especialmente la falta de mantenimiento, traducido hoy en una crisis energética por la caída del embalse de Guri con la sequía.

Dicha crisis, destacó, se pudo evitar con la decisión gerencial correcta: tener en condiciones óptimas las plantas termoeléctricas para respaldar la energía faltante de Guri.

Comentarios

comentarios