article-thumb
   

Uruguay llama a exreo de Guantánamo a abandonar huelga de hambre

Milagros Boyer

EFE.- El canciller de Uruguay, Rodolfo Nin Novoa, pidió hoy a Jihad Ahmad Diyab, el exrecluso de Guantánamo que fue acogido como refugiado, que “abandone la huelga de hambre que se encuentra llevando a cabo” desde hace aproximadamente 60 días para reencontrarse con su familia en otro país. “El Ministerio de Relaciones Exteriores reafirma su compromiso irrestricto con la defensa y la promoción de los Derechos Humanos y en particular con la afirmación de la vida humana como bien supremo a tutelar” y “se permite hacer un llamado al señor Diyab para que abandone la huelga de hambre que se encuentra llevando a cabo y continúe con la búsqueda de un futuro mejor para él y su familia”, leyó Nin Novoa durante una comparecencia de prensa en la sede de la Cancillería uruguaya, en Montevideo. El ministro uruguayo decidió realizar una serie de precisiones a raíz de las recientes declaraciones de Diyab, en las que afirmó que “no confía en el Gobierno” uruguayo por las “promesas que incumplió”, entre las que se encuentra el reencuentro con su familia. En este sentido, Novoa aseguró que Diyab “presentó una solicitud de reunificación familiar que fue aprobada por la Comisión de Refugiados de Uruguay (CORE)”. “A partir de ese momento, el interesado se puso en contacto directo con la Cruz Roja con el fin de realizar los trámites necesarias para la venida de su familia al Uruguay”, explicó el canciller. Asimismo, señaló que a Diyab “se le solicitó que confirmara su voluntad” en una serie de fechas entre febrero de 2015 y marzo de 2016, “sin haber recibido respuesta en ninguna de ellas”. El expresidiario de origen sirio abandonó el país a mediados de junio y a fines de julio se presentó en el consulado de Caracas, Venezuela, donde pidió “obtener refugio en un tercer país, porque no quería regresar a Uruguay”. “Si ninguna de estas solicitudes resultaba posible”, Diyab pidió ante el consulado que se “realizaran gestiones para su retorno a la prisión de Guantánamo”. A la salida de dicha sede diplomática el expresidiario fue detenido por las autoridades venezolanas, tras negarse a abandonar la sede y “amenazar con cometer suicidio si se le forzaba a hacerlo”, según comentó el canciller uruguayo. En este sentido, Novoa aseguró que Diyab se retiró de la sede consular luego de proferir “amenazas e insultos al personal allí presente”, que semanas después lo deportó a Uruguay. Por otra parte, el canciller se refirió a la situación familiar del expresidiario y, en este sentido, afirmó que las “autoridades uruguayas dispusieron lo necesario para el otorgamiento de visas a la madre, esposa e hijos” de Diyab. Sin embargo, la entrega de la documentación falló en dos ocasiones. Por un lado, Novoa señaló que a fines de octubre de 2015 Diyab le comunicó a la Cruz Roja que “desistía de su propósito de reunificación familiar”. En tanto, en 2016 el sirio volvió a iniciar el proceso para actualizar la documentación, por lo que se le otorgó una fecha a su esposa para retirar dichos papeles en el consulado de Uruguay en Estambul, Turquía. Sin embargo, la mujer de Diyab “no concurrió a la entrevista ni se excusó al respecto”. El titular de la Cancillería volvió a señalar las gestiones que Uruguay realiza en el presente “ante varios países musulmanes o de población mayoritariamente musulmana” con el propósito de que el expresidiario sea aceptado en alguno de ellos. “Se han recibido algunas respuestas negativas” y, en otros casos, “el asunto se encuentra a estudio de las autoridades competentes”, comentó Novoa. Por su parte, el activista y allegado a Diyab, Andrés Contreris, aseguró que “actualmente Diyab está muy débil” y que quienes lo rodean aseguran que se encuentra en un estado “crítico y al borde de entrar en coma otra vez”. El sirio suspendió este lunes la ingesta de líquidos para profundizar la huelga de hambre que mantiene en reclamo de ser reunificado con su familia. Diyab fue acogido en Uruguay en diciembre de 2014 junto a otros tres sirios, un tunecino y un palestino como parte del compromiso del entonces presidente uruguayo, José Mujica, de colaborar con su par estadounidense, Barack Obama, en el plan de cierre del penal de Guantánamo (Cuba).

Comentarios

comentarios