article-thumb
   

Van por el TSJ: Parlamento discutirá el martes ampliación de número de magistrados

Christhian Colina

El Nuevo Herald.- La Asamblea Nacional de Venezuela, donde la oposición ejerce una supermayoría de dos tercios, prevé arrebatarle al régimen de Nicolás Maduro el control ilegítimo que ejerce sobre las cortes, introduciendo un proyecto de ley que ampliaría el número de magistrados en el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), dijo el diputado opositor Luis Florido, presidente de la Comisión de Política Exterior.

El proyecto de reforma -que al igual que el proyecto de amnistía para los presos políticos será introducido la próxima semana-forma parte de una estrategia de múltiples frentes de la oposición para salir constitucionalmente de Maduro este año, lo que incluye una ofensiva diplomática para explicar en el exterior la radicalización del autoritarismo chavista y una reactivación de las protestas pacíficas en las calles.

“El próximo martes, después de Semana Santa, nosotros estamos introduciendo la Reforma de la Ley del Tribunal Supremo de Justicia”, dijo Florido en una entrevista con el Nuevo Herald en Miami. “La reforma permite ampliar el número de magistrados de la Sala Constitucional (del TSJ) y a través de esa ampliación, impedir que la sala se convierta en la Constitución en si misma (…) que es lo que ha ocurrido hasta ahora”, manifestó.

La reforma se ha convertido en una prioridad para la oposición venezolana ante los obvios intentos del TSJ por desmantelar las facultades de la Asamblea Nacional, en lo que está siendo comparado con la decisión en 1992 del entonces presidente peruano Alberto Fujimori de cerrar el Congreso.

El parlamento venezolano sigue operando nominalmente, a diferencia de lo ocurrido en Perú donde fue disuelto por Fujimori, pero el chavismo ha pretendido arrebatarle sus atribuciones a través del TSJ, desestimando de esa manera la voluntad expresada por los electores en las elecciones del 6 de diciembre, explicó Florido. “Lo que tenemos es un cierre técnico del Parlamento, un cierre a puertas abiertas”, dijo el diputado perteneciente al partido Voluntad Popular. “La Sala Constitucional es un obstáculo total, es una piedra de tranca, a cualquier ley que saquemos”.

Es de esperarse que la Sala Constitucional -actualmente dominada por elementos radicales del chavismo nombrados ilegalmente en diciembre pese a no cumplir con los requisitos constitucionales- intente bloquear la reforma que le entregaría el control del organismo a juristas calificados e independientes. Pero la oposición aspira acompañar las nuevas leyes con una serie de manifestaciones en las calles.

Puede leer la nota completa de El Nuevo Herald aquí.

Comentarios

comentarios