article-thumb
   

Relatan la odisea de madrugar por comida: “GN nos arrestó y nos soltaron al día siguiente”

Eileen Garcia

El Cooperante.- Salir en la madrugada a hacer colas se ha converti­do en un riesgo que viven los venezolanos a diario. Así lo relatan varios venezolanos, quienes desde tempranas horas de la mañana salen a recorrer diversos establecimientos del estado Anzoáte­gui, con la finalidad de com­prar algunos rubros de la cesta básica.

Maricarmen López, habitante del sector Sierra Maestra, dijo que sale de su casa a las 6:00 am, “con comida en mano y los santos en la boca”. Comentó que suele irse cuando ve la luz del sol porque la última vez que salió de madrugada vivió una mala experiencia.

“Una vez intenté salir de madrugada con un grupo de amigas. Íbamos para el super­mercado Central Madeirense. En ese momento llegó la Guar­dia Nacional y nos llevó presas porque pensaban que éramos bachaqueras. Nos soltaron al otro día. Lo peor de todo es que allí sí habían bachaqueros, pero salieron corriendo”, expresó al equipo de El Tiempo.

Por su parte, Johana Rodríguez, contó que aprovecha de hacer la cola mientras labora vendiendo café. Su día empieza cuando el re­loj marca las 4:00 am. Al sonar la alarma se levanta y prepara una arepa de maíz con huevo. Luego, carga a su hijo de dos años y se persigna para que “Dios la proteja”. Dijo sentir miedo cuando sale a la calle, pues ya ha sido víctima de la delincuencia en varias oportu­nidades.

“Una vez me quitaron el teléfono y el dinero. Me regresé con las manos vacías y con el dolor de no haber podido com­prar la leche para mi hijo”, relató Rodríguez.

Comentarios

comentarios