article-thumb
   

Venezuela entre los “malapaga”: OEA aprueba aumento de aporte de sus miembros

Admin

EFE.- La Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó un aumento preliminar del 3 % en las cuotas de sus 34 Estados miembros para 2017 por una mayoría amplia pero con el rechazo frontal de Venezuela y Bolivia, que denunciaron haber sido “excluidos” y “discriminados” de la decisión.

La resolución aprobada, que debe refrendar la Asamblea General extraordinaria de octubre, establece un presupuesto de casi 85 millones de dólares con un aumento del 3 % en la cuota que cada país tiene asignada, proporcional en función de su producto interior bruto (PIB) y otras variables económicas.

La oposición de Venezuela y Bolivia forzó que la resolución se votara, a pesar de haber llegado al Consejo con un gran consenso, y el texto se aprobó por 24 apoyos, los dos tercios que se necesitan para las decisiones presupuestarias en la OEA.

Votaron a favor México, Jamaica, Honduras, Haití, Guyana, Guatemala, Dominica, Costa Rica, Colombia, Chile, Panamá, Paraguay, Perú, Belice, Barbados, Bahamas, Argentina, Antigua y Barbuda, Uruguay, Trinidad y Tobago, Surinam, San Vicente y las Granadinas, San Cristóbal y Nieves y Santa Lucía.

Votaron en contra seis países: Venezuela, Bolivia, Brasil, Canadá, El Salvador y Nicaragua. Se abstuvieron Estados Unidos y Ecuador, mientras que Granada estuvo ausente.

Venezuela y Brasil son los países de la OEA que más dinero deben a la organización, con 5,1 millones de dólares de deuda y 10,2 millones respectivamente.

“Brasil entiende la necesidad urgente en la que se encuentra la OEA pero no está en posición de apoyar un aumento. El Gobierno de Brasil sigue buscando soluciones para poder pagar la deuda pendiente con la organización”, dijo el embajador brasileño ante la OEA, José Luiz Machado e Costa.

Las delegaciones de Venezuela y Bolivia batallaron hasta el último momento para que no se votara la resolución, alegando que no se les había consultado el texto pactado previamente entre 22 países y al que se sumaron otros dos durante la sesión.

“Incorporaremos un pie de página señalando que este es un proceso ilegítimo, un proceso discriminatorio contra un Estado miembro y que no fue transparente. Y la referencia sobre la que vamos a pagar (las futuras cuotas y la deuda pendiente) es la que existía antes de esta resolución, no reconocemos este aumento de cuotas”, afirmó la representante alterna de Venezuela, Carmen Luisa Velasquez.

“Se está iniciando un proceso de exclusión de algunos Estados miembros de la organización”, denunció el embajador de Bolivia ante la OEA, Diego Pary.

Por su parte, la misión de Canadá, que tampoco apoyó la resolución, defendió que su país siempre paga a tiempo y señaló que la situación financiera de la OEA “ha empeorado con retrasos e impagos de otros Estados”.

“Hay algunos Estados que están renuentes a tomar decisiones duras y la OEA debe centrarse en sus mandatos principales. No podemos sumarnos al consenso”, afirmó la embajadora canadiense ante la OEA, Jennifer May Loten.

La misión de Estados Unidos, el principal contribuyente de la OEA, no dio argumentos para explicar su abstención y se limitó a apoyar que se votara el asunto ante la resistencia de Venezuela, Bolivia, Brasil y El Salvador.

La resolución había sido consensuada por 22 países, con Barbados y México a la cabeza, y recibió el apoyo de dos más para atender la situación de “emergencia financiera” de la organización por el impago de cuotas de varios países miembros.

Ante esa realidad, el Consejo Permanente dio en marzo al secretario general del organismo, Luis Almagro, el mandato de recortar 12 millones de dólares de gastos en 2017.

“El tema es urgente, si lo retrasamos causamos un perjuicio aún mayor. No se trata de un aumento, sino de reducir un mínimo el impacto negativo que va a tener en la organización ese recorte”, consideró hoy el embajador de México ante la OEA, Luis Alfonso de Alba Góngora.

El presidente de turno del Consejo, el embajador argentino, Juan José Arcuri, defendió que la medida aprobada “no es un incremento de cuotas sino una medida de emergencia para salir al encuentro de un problema específico”, en su última sesión al frente del órgano, dando paso a la presidencia de Bahamas los próximos tres meses.

Comentarios

comentarios