article-thumb
   

¡Víctimas del bachaqueo! Restaurantes se debaten entre precios y bajar santamarías

El Cooperante

Héctor Luis Caldera.- Muchos recuerdan los buenos momentos que pasaban en El Barco de Colón, un reconocido restaurante español ubicado en la esquina Ferrenquín de La Candelaria en Caracas. Desde el pasado mes de abril cerró sus puertas por la situación país: escasez y altos costos de los alimentos.

En su interior se observan escombros, los comensales se asoman impresionados y preguntan al dueño sobre el cierre del local, “que les puedo decir, mi restaurante es reflejo de lo que vive el país”. Más de 50 empleados dejaron de trabajar.

10
El Barco de Colón pasará a ser un comercio de venta de Cacao

“Los costos ya eran insostenibles, estábamos abiertos para pagar a los bachaqueros lo que nos conseguían, nos veíamos obligados a comprar en el mercado negro porque los proveedores no tenían productos”, aseguró uno de los dueños del establecimiento comercial. Los propietarios del restaurante que cerró sus puertas, estimaron que el precio de una de sus especialidades como “el mero”, podría costar entre 25 mil y 30 mil bolívares si aún estuvieran abiertos, “¿Con esos costos cómo sobrevivimos?”, se preguntaron.

A pesar de lo sucedido, los comerciantes se mostraron optimistas “estamos comprometidos con el país, este es nuestro lugar”. Tienen pensado emprender con la comercialización de Cacao, “vamos a trabajar con un producto donde se nos asegure la mercancía”.

Resyaurantes de La candelaria se encuentran alarmados por las fallas en la recepción de alimentos
Restaurantes de La Candelaria se encuentran alarmados por las fallas en la recepción de alimentos

Cuando veas las barbas de tu vecino arder…

Manolo, es un inmigrante español que ha trabajado toda su vida en el país, tiene su restaurante en La Candelaria frente a El Barco de Colón. A este también la situación de desabastecimiento lo ha puesto contra la pared, paleando sus ganancias.

6
Manolo tiene más de 30 años trabajando en Venezuela

Hoy tienen un precio y mañana otro. Nunca tenemos un precio fijo. Conseguir arroz, papa, pasta y carnes es un sufrimiento. Nos queda solo una paca de arroz y estamos todos en el restaurante pendientes de conseguir alimentos para continuar abiertos”, dijo.

El cierre de El Barco de Colón ha sido un tema de conversación para los dueños de restaurantes de la zona. En los locales se observa poca clientela, el único cliente que había el restaurante de La Candelaria había pedido unos callos a la madrileña.

7
Los locales mantienen poca clientela

“Vine a Caracas a resolver unos negocios y acostumbro comer comida española por acá, antes esto estaba lleno, ahora está desolado, bueno eso se entiende cuando uno ve los precios, unos callos a la madrileña te cuesta 5 mil bolívares”, resaltó Julio Carrillo, comerciante del Zulia. Para Manolo la terrible crisis que enfrentan es consecuencia de lo que ocurre en el país. “Nosotros tenemos años de tradición, nos duele mucho ver morir nuestros negocios, yo estaré abierto hasta que la situación lo permita porque entendemos que nuestros clientes no pueden pagar esos precios”, agregó.

Comerciantes tienen que ofrecer menús a muy bajo costo para mantenerse abiertos

Comerciantes tienen que ofrecer menús a muy bajo costo para mantenerse abiertos.

La situación es prácticamente la misma en los comercios visitados de La Candelaria
La situación es prácticamente la misma en los comercios visitados de La Candelaria

En Chacao una paella cuesta Bs. 10 mil

La situación en los restaurantes de Chacao no es muy diferente a la de La Candelaria, el descontrol de precios de los alimentos a hecho que incida en los precios de los platos. Los locales se sostienen gracias a algunos clientes que siguen frecuentando el lugar, aunque admiten que la clientela ha mermado hasta 60%.

4 3

“Ir a un restaurante es imposible, yo antes comía siempre en alguna de estas tascas españolas porque las tengo cerca, pero ahora si entro un día no hago mercado”, expresó, Martha López, vecina de Chacao. Los encargados de los locales consultados manifestaron que trabajan para tratar de mantener los locales abiertos, debido a que los costos, no cubren las necesidades requeridas para brindar un buen servicio.

2 1

Comentarios

comentarios