article-thumb
   

Wuilly Arteaga, el violinista detenido, golpeado y olvidado por “tocar y luchar”

El Cooperante

Caracas, 11 de agosto.- En el mes de abril, Wuilly Arteaga partió del barrio Ciudad Tablita de Valencia hacia Caracas para participar activamente en las manifestaciones antigubernamentales. Su única arma: un violín.

Lea también: “Renuncia ya”: El contundente mensaje con el que Willie Colón descargó a Maduro

Su abogado, Alfredo Romero, declaró al diario español El País que las fuerzas de seguridad del Estado venezolano lo han golpeado, le han destruido su instrumento y hasta lo metieron preso.

Tanto Wuilly como su novia, la clarinetista Hazel Pinto, salían a la calle a marchar con sus instrumentos. Arteaga, a sus 23 años, se fue convirtiendo en un curioso símbolo. Cuando un funcionario de la Guardia Nacional le destruyó el violín, no tardó en conseguir uno. El pasado 27 de julio fue detenido en la Avenida Libertador, a la altura de Bello Campo, durante el paro cívico y “trancazo” que convocó la Mesa de la Unidad Democrática. Permanece en El Paraíso, en la sede del destacamento 433 de la GN, le imputaron instigación pública y tenencia de objetos incendiarios.

Alfredo Romero ha conseguido convertirse en su abogado y acceder a verlo. “Su caso es tan emblemático que, aunque en el foro llevamos cientos, he decidido ejercer como su defensor. Le he visto ya dos veces. La primera, con la misma ropa que lo detuvieron y me contó que comía de las sobras asignadas a sus compañeros de prisión. La segunda, ya me contó algo más. Que en la camioneta donde lo apilaron junto a varios detenidos, notó como encima suyo, los guardias violentaban a una mujer, introduciéndole los dedos por el ano”.

 A Wuilly no le permiten curarse ni tratarse bien las heridas que lleva en su rostro por los golpes que recibió en uno de sus encuentros con los guardias. Casi lo dejan sordo y le han quemado el pelo.

Arteaga se formó en el Sistema de Orquestas de Venezuela. Su madre mantiene a sus tres hijos con arreglos de ropa por el barrio. Wuilly toca el violín día y noche. Tocar y luchar es uno de los lemas del Sistema, pero hasta ahora su creador, José Antonio Abreu, no se ha pronunciado.

Comentarios

comentarios