article-thumb
   

¿Y Misión Transporte? Mantener un bus es mucha inversión y poca ganancia

El Cooperante

Caracas, 13 de septiembre.- En el año 2014, el Gobierno nacional, encabezado por Nicolás Maduro, creó la Misión Transporte, adscrita a la Fundación Fondo Nacional de Transporte Urbano (Fontur) del Ministerio del Poder Popular para el Transporte Terrestre, con el fin de combatir la guerra económica que, a su juicio, impulsó la especulación de precios en este sector.

Lea también: El “negocio redondo” con China: la mafia con los Yutong que enriqueció a unos cuantos

“Misión chanchullo”

Esta misión tiene como principal meta la “masificación de las proveedurías de repuestos e insumos” para la flota de autobuses del transporte público, sin embargo, quienes trabajan para el sector, poco disfrutan de este servicio y, ante la necesidad de hacerle mantenimiento a sus vehículos, se trasladan a los comercios privados donde cada repuesto cuesta un dineral, y es que los pocos repuestos que llegan a Venezuela son importados por los comerciantes particulares, quienes se manejan con el dólar paralelo, debido a que son pocas o casi nulas, las opciones para conseguir divisas preferenciales.

“Esos repuestos que dan a través de Fontur son puro chanchullo”, así lo denunció un transportista que prefirió mantenerse en el anonimato para proteger su puesto de trabajo. El hombre afirmó que los cauchos y demás repuestos que son entregados a través de la misión, solo se los adjudican a “conocidos”. El proceso para la solicitud de repuestos, indica que los trabajadores del sector transporte que deseen ser beneficiados, deben anotarse en la lista de la Cooperativa a la que pertenezcan, luego, esta es entregada en Fontur, y ahí queda el proceso.

Le puede interesar: El nefasto deterioro que sufrió el Metro de Caracas en 18 años de “revolución”

Según el entrevistado, un caucho despachado por la Misión Transporte, cuesta 131 mil bolívares, y debe ser cancelado de contado por el transportista, no se aceptan créditos ni tampoco se financian. Contrariamente, un caucho en un local privado, supera el millón de bolívares, dependiendo de la marca y el tamaño que requiera cada unidad.

¿Y la producción nacional?

De acuerdo con un reporte realizado por la Cámara de Fabricantes Venezolanos de Productos Automotores (Favenpa) la producción de repuestos cayó un 97% en ese año, debido a que el gobierno solo aprobó 1 millón de dólares para la operación de la industria automotriz privada, cuando se presupuestan al menos 400 millones anuales. Aunado a esto, el mercado internacional que provee créditos, cerró sus puertas a la Cámara, debido a la deuda que asciende a los 406 millones de dólares, no ha sido cancelada en los últimos tres años.

Lea además: Entre lujos y negocios: la directiva “rojita” de la FPO acusada de desfalcar a la nación

No obstante, “en los primeros meses de 2017, las empresas afiliadas a la Cámara compraron 170 mil dólares, cantidad que representa menos del 1% del requerimiento mensual, lo cual los ha llevado a estar casi sin materia prima y laborar por debajo del 28% de su capacidad instalada”, dio a conocer a finales de mayo, el presidente ejecutivo de Favenpa, Omar Bautista, a la vez que acotó que la industria requiere, como mínimo, 30 millones de dólares mensuales para su pleno funcionamiento.

En una entrevista ofrecida a Globovisión, Bautista informó que las fábricas encargadas de producir repuestos automotrices, está trabajando apenas en un 25%, debido a la falta de materias primas nacionales e internacionales, así como la pérdida de poder adquisitivo.

Repuestos dolarizados

Ante la imposibilidad de acceder a la tasa de divisas preferenciales y de optar por la compra de producción nacional, los comerciantes de autopartes adquieren las divisas en el mercado negro para importar los diversos productos, por lo que son vendidos al cambio de lo que cifre la cotizada moneda paralela.

Esto, ocasiona que los transportistas deban pagar altos costos por los repuestos, incluso, por los más simples, como las pastillas y bandas de freno. En promedio, cualquiera de estos dos accesorios, se consigue entre los Bs. 225.000 y los Bs. 460.000, dependiendo del modelo.

Asimismo, un cambio completo de cauchos, que debe realizarse, como máximo, cada año, ronda entre los cinco y seis millones de bolívares. El transportista entrevistado, enfatizó que hasta lo más “económico”, como el cambio de aceite de motor, que debe hacerse mensualmente, “cuesta un dineral”. En promedio, un autobús utiliza dos o tres litros de aceite, y dependiendo del tipo, cada litro cifra entre los 20 mil y los 50 mil bolívares, lo que se traduce en una inversión de hasta Bs. 150 mil.

Le puede interesar: El modus operandi que usan desde el INTT para robar datos bancarios de clientes

En contraste, un chofer que cubre rutas cortas, obtiene ganancias diarias entre de 250 mil y 300 mil bolívares, es decir, que para realizar un cambio de cauchos, deben ahorrar, como mínimo, 25 días de trabajo. Además, si los vehículos sufren daños en la batería, los transportistas deben invertir entre 300 y 800 mil bolívares. En general, para realizar reparaciones y cambiar las autopartes de un autobús, se debe contar con un estimado de Bs. 8.000.000.

Entretanto, el ministro para el Transporte hace caso omiso de esta situación y para evitarse molestias, permite que el sector realice aumentos de pasaje cada tres meses.

Comentarios

comentarios