article-thumb
   

Zulay Aguirre: A mí me mantiene en pie saber toda la verdad del asesinato de Robert

El Cooperante

Yosselyn Torres.- Zulay Aguirre revela todos los detalles del último Día de las Madres con su hijo mayor. “Vino a la casa más gente de la cuenta y no alcanzó el pescado para todos. Él debió sacrificarse, comió solo yuca. Cuando se fue la gente me dijo: ‘no se te ocurra darme más yuca en la vida'”. Entre risas y llanto relata a El Cooperante los recuerdos que atesora de Robert Serra, diputado del Partido Socialista Unido de Venezuela asesinado el 1° de octubre de 2014.

Para esa fecha, Robert le regaló un celular táctil que no usó más nunca. Ahora es su reliquia. “Le dije que no lo quería porque el aparato era más rápido que yo”. “Era tan especial. Me preguntaba: qué quieres que te regale. Yo le respondía: nada. Y bueno, llegaba con cajas envueltas, hermosas, pero vacías. Una vez aseguró que traía un microondas arrechísimo. Pero adentro de la caja había un papelito: ¡Tú no querías nada, pues! Echaba broma”.

Zulay andaba con Robert para arriba y para abajo. Con apenas dos años, lo llevaba a las actividades políticas. “Salí a la calle el 4 de febrero de 1992”, cuando Hugo Chávez comandó el golpe de Estado contra Carlos Andrés Pérez. “Ese día se lo dejé a su abuela, le pedí que si me pasaba algo se quedara con él. Yo me había divorciado de su papá y no quería dejárselo porque tenía otra pareja”.

Serra incursionó en la política desde muy temprano por su mamá. Se hizo abogado de la Universidad Católica Andrés Bello y fue uno de los diputados más jóvenes de la historia de Venezuela. “Hice sacrificios para que fuera un hombre de bien. Nunca le quedó una materia. Lo becaron cuando estaba en el tercer año de la carrera. Es que procuraba la beca para los demás y olvidó buscar que lo becaran desde el principio. Le pagué dos años”, acota.

Zulay Aguirre cuenta de otras pérdidas. Robertfamilia“Fui a la cárcel a visitar al comandante Chávez en Yare. Me confundí y paré en otro lado. Un policía me golpeó y sufrí un aborto. Perder a un hijo es lo más difícil que hay. A mí me da pena con mis otros hijos, Oliver y Bárbara. A veces no sé qué hacer”.

– Usted saltó al ruedo político poco tiempo después del asesinato de Robert. Compitió por una curul de la Asamblea Nacional en 2015, la misma que ganó su hijo en 2010. ¿Qué la hizo reponerse?

– Esa que tú ves fuerte es la mujer política. Lo hago porque tengo que cumplir el sueño de Robert. El verbo de mi hijo tiene que estar en los muchachos de las zonas populares. Él, como hombre humilde, nunca hubiera llegado a ser diputado.

-¿Por qué apoya a Nicolás Maduro?

– Sigo acompañando el proyecto del que se enamoró Robert. La economía es mala en todos los países del mundo, y aquí la empresa privada no ayuda. Los bachaqueros hacen mucho daño. Hazte una pregunta, tú como periodista: por qué mueren los dirigentes de la revolución y los de la oposición no.

– ¿Está conforme con los resultados de las investigaciones sobre el asesinato?

– El único delito que cometió Robert fue amar a Chávez. Hay gente presa, como el primo (del expresidente de Colombia) Álvaro Uribe, Julio Vélez. Fue un plan de tres meses. Estaba en una lista de 20 personas (a asesinar), de esa “fiesta mexicana”.

MaduroyZulayAguirre se refirió a la investigación del gobierno de Nicolás Maduro, que apuntó hacia el paramilitarismo colombiano como responsable de la muerte de Robert y María Herrera. El presidente reveló a finales de octubre de 2014 nombres de otros implicados: Leiver Padilla Mendoza mejor conocido como “El Colombia”, Jhonny José Padilla, alias “El Oreja” y Hemer Ignacio Fariñez Palomino, apodado “El Herme”.

Eduwin José Torres Camacho, jefe de escoltas de Serra, y Carlos Enrique García, también fueron imputados. De la “fiesta mexicana” habló el ministro de Interior para el momento, Miguel Rodríguez Torres. Señaló a varios dirigentes de la oposición venezolana.

Zulay lamenta que a la “hermana, esposa y amiga” de Robert, María Herrera, le quitaran la vida. “Yo a ella la quiero demasiado”.  Afirma que leyó completo el expediente. “A mí lo que me mantiene en pie es saber toda la verdad. Algún día tú y yo la conoceremos”.

-¿Cómo recuerda el último día que habló con su hijo?

– Ese miércoles tenía reuniones con su equipo de trabajo, con los consejos comunales y Ubch. Lo llamé a las 5:00 de la tarde. Yo le decía “viejo” y él me llamaba “vieja”. Me avisó que estaba en la casa. Y a las 8:00 de la noche le cortaron las alas. Aún no lo acepto.

Comentarios

comentarios