article-thumb
   

9 meses de un “limbo” en el poder: ¿Quién gobernará entre mayo y enero de 2019?

El Cooperante | 23 enero, 2018

Caracas, 23 de enero.-   Las elecciones presidenciales son hasta ahora la vía más certera de la oposición venezolana para salir del Gobierno del presidente Nicolás Maduro. Sin embargo, esto sería todo un reto luego de los resultados de los comicios del 15 de octubre donde el chavismo salió triunfante luego de movimientos que obstaculizaron el voto opositor.

Lea también: La cercana fecha en la que el CNE haría la elección presidencial para salvar a Maduro

Unos resultados que lo favoreció y una oposición dividida fue el motivo para que el chavismo, a través de la Asamblea Nacional Constituyente, adelantara las municipales para diciembre, las cuales también perdieron. La mayoría de los partidos opositores señalaron que no participarían en esta convocatoria y pidieron a la Mesa de la Unidad Democrática enfocarse en las presidenciales.  De hecho, el presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges, alertó que si la oposición “no pone un freno” a las arbitrariedades que ha impuesto el Consejo Nacional Electoral en los comicios, “vamos a ir a unas presidenciales en donde el gobierno a ha hacer ‘trácala’ y va a elegir al candidato que le dé la gana’”.





Ante el anuncio de las sanciones de la Unión Europea contra diversos políticos chavistas, entre ellos Diosdado Cabello, el Gobierno prácticamente se paró de la mesa de negociación y decretó para abril las presidenciales, con el mismo CNE y las mismas condiciones de los comicios anteriores.  Dicha decisión  rompería con la tradición electoral venezolana de celebrar los comicios presidenciales en diciembre.

Hasta ahora se desconocen quién  será  el candidato  de la oposición que asegura participará con una ficha única. En el caso del chavismo, Nicolás Maduro, sin consulta en las bases del PSUV,  buscará su primera reelección presidencial. Desde 2009, entró en vigencia la modificación constitucional en Venezuela que establece que el presidente, gobernadores, alcaldes y cualquier otro cargo que la ciudadanía pueda escoger, tiene la opción de postularse a una reelección. Hugo Chávez Frías lo hizo en 2013 y fue reelecto.


Al realizarse las elecciones en abril de 2018 y no en diciembre de ese año,  es de suponerse que, siguiendo la costumbre,   la ceremonia de cambio de mando, que constitucionalmente se realiza en el Palacio Federal Legislativo en el Salón de sesiones del Senado (Hemiciclo Protocolar) de la Asamblea Nacional, sería el 1o de enero de 2019, fecha en la cual el mandato de Maduro expira.

Tras el proceso de elección, el Consejo Nacional Electoral proclama al presidente electo por mayoría relativa de votos. Después de esto, el presidente debe asumir sus funciones al prestar juramento de Ley sobre la Constitución ante el pleno de la Asamblea Nacional el 10 de enero del primer año del periodo Constitucional, 5 días después de la instalación del Parlamento para el período legislativo ordinario. Es decir, serían 9 meses (mayo 2018-enero 2019) después de la elección y la toma de posesión de un presidente, cuando naturalmente es 1 mes, un hecho sin precedentes en 18 años de “revolución”. 

Pero vale acotar que en enero de 2013 el Tribunal Supremo de Justicia, entonces comandado por Luisa Estella Morales,  publicó una sentencia que estipuló que el Presidente de la República puede ser juramentado en una oportunidad posterior a la estipulada en la constitución de 1999 de presentarse una situación sobrevenida. Pero con la Asamblea Nacional Constituyente y todos los poderes subordinados a ellos, esta premisa podría ser cambiada. 

Comentarios

comentarios