article-thumb
   

13 años después, Pedro Carmona Estanga no se arrepiente

El Cooperante

Pedro Eduardo Leal. – Hace 13 años un vacío de poder, permitió que Pedro Carmona Estanga se autoproclamara presidente de Venezuela, y asumiera, por horas, las riendas del gobierno. Pedro “El Breve”, como lo recuerdan sus detractores, desde el exilio asegura que no se arrepiente “de haber intentado salvar a Venezuela de la destrucción moral, institucional y de valores a la cual ha estado sometida”.

En una entrevista concendida al semanario 6to Poder, desde Colombia, país que lo acogió desde abril de 2002; el otrora presidente de Fedecámaras recuerda que más que sacar al jefe de Estado a la fuerza, “el 11-A el gobierno de Chávez se derrumbó … y él se entregó solito a sus colegas de armas”.

En cuanto a sus intenciones de “formar un gobierno de transición para llamar de inmediato al pueblo a elecciones limpias para la reinstauración plena de la institucionalidad democrática”, asegura que el error fue ceder a la resistencia del estamento militar a que Chávez saliera a Cuba, pues “debía ser juzgado”.

“Fue ese quizás el error capital del momento, sin desdeñar que algunos se rasgaron las vestiduras en defensa de una legalidad inexistente, y no entendieron que el objetivo único del Decreto de constitución del gobierno provisional era llamar al pueblo, depositario del Poder Constituyente Originario, a decidir en inmediatos y limpios comicios la relegitimación de los Poderes, bajo la supervisión de la OEA como garante de la plena restitución del orden institucional”, apunta.

En tal sentido, responsabiliza al general Vásquez Velasco por negarse a cambiar a los comandantes del Ejército, incluyendo a la Guardia de Honor de Miraflores. A esto atribuye la facilidad en el plan de recuperación del Palacio, bajo las órdenes del general Raúl Isaías Baduel y del comandante Vietri Vietri. “Ambos han experimentado luego en carne propia aquello de que así paga el diablo a quien bien le sirve”.

 

Comentarios

comentarios