article-thumb
   

20 tesis para estimular el pensamiento crítico en un país en crisis

Luis De Jesús | 19 agosto, 2018

Caracas/Foto de portada: The New York Times.- Una usuaria en Twitter se dedicó a realizar una serie de tesis en medio de la incertidumbre que arropa al país, luego de los anuncios económicos realizados por el presidente Nicolás Maduro, entre los que apuntó un aumento de salario a 180 millones de bolívares.

Lea también: La millonaria suma en dólares que necesitará Maduro para cubrir nómina de empleados públicos

En un ‘hilo’ publicado en su cuenta en Twitter, la tuitera llamada La Divina Diva indicó que las tesis aspiran a ser una contribución al momento actual de Venezuela y “están escritas con la aspiración de estimular el pensamiento crítico sobre la situación actual”

A continuación cada una de ellas:

1.- La crisis del país es un hecho, no es una opinión. El país está en una profunda crisis, todos reconocemos el hecho aunque se pueda diferir en torno al “culpable” de la misma. Nada es mas perentorio que enfrentar la crisis que se traduce en sufrimiento humano de miles.

2.- La naturaleza de la actual crisis es estructural, no es un factor coyuntural la que la ocasiona, no se trata de una caída circunstancial de los precios del petroleo que sería superada con el aumento de estos, es mas profunda que eso, la evidencia está a la vista.


3.- No se resolverá una crisis estructural con medidas de tipo coyuntural, no son aumentos espasmódicos de salarios o ajustes del tipo de cambio lo que pueden resolver el dilema del país en esta encrucijada histórica. Hay que atender las causas estructurales.

4.- Atender las causas estructurales pasa primero por aprehenderlas en su complejidad. Un país no se reduce solo al funcionamiento de su economía, tampoco a los procedimientos institucionales para la toma de decisiones, o a su estructura de valores y orientaciones culturales.

Es decir no podemos entender una crisis de esta magnitud reduciéndola a solo un aspecto como la economía, o las instituciones políticas o las orientaciones culturales, hay que apreciarla en su complejidad, en la forma como interactúan entre sí.

5.- Es indispensable entender el orden en que se van manifestando la crisis estructural, su secuencia e interacción.
Sostendré que comenzó como una crisis de integración social que derivó en una crisis política y terminó provocando la mas severa crisis económicas contemporánea.

6.- Hay demasiadas evidencias en cuanto a la naturaleza de la crisis en su origen como una crisis de integración social, desde El Caracazo hasta la posterior segmentación (casi absoluta) de los diferentes sectores sociales en torno a diferentes alternativas políticas. Es decir el “policlasismo” tradicional de partidos como AD y COPEI terminó siendo enterrado por la crisis de integración social, he allí el surgimiento del chavismo.

7.- La polarización política que vivimos es el reflejo de esa segmentación social, la “ilusión de armonía” , el “pacto social” estalló en mil pedazos, cada sector se atrincheró en su opción, el “nosotros” y “ellos” se cosificó, la fluidez política desapareció.

8.- La polarización política interna termina siendo reforzada por factores externos que la animan. El país entra de lleno a ser una ficha en una geopolítica que desborda hasta la capacidades de los actores locales, esto termina de hacer cristalizar la división.

9.- La fosilización de la polarización termina conduciendo a que cada uno de los sectores (tanto políticos como sociales) pretenda imponer su particular proyecto a toda la sociedad, reivindicándolo además como universal y justificando su hegemonía.

10.- El panorama nos muestra entonces dos opciones cada una de ellas atrincherada en determinados sectores sociales que le son propios , y que reivindican como sujetos históricos con legitimidad para apropiarse de la marcha de lo que debería ser el proyecto de toda la sociedad.

11.- Este panorama termina resultando en dos hechos, el primero es que la fosilización de la polarización impide resolver las causas que provocan la crisis de integración social, que terminaron generando el desmoronamiento del sistema político y provocando luego la crisis económica.

12.- El segundo es tan grave como el primero. Es la muerte de la política misma, hemos pasado de un sistema para procesar diferencias conciliables o resistentes entre las fuerzas políticas a un escenario donde los proyectos son excluyentes, irreconciliables.

Esto es evidente hoy día, cada sector busca la derrota absoluta, total del otro, se le reconoce su existencia solo en la medida que esta existencia sea intrascendente, cada sector busca la rendición del otro, su sometimiento. Se acabó la política

13.- En este escenario la escalada del conflicto es inevitable, si definimos los proyectos como excluyentes no hay otra solución posible que la derrota total del otro, ya no se trata de política es el sometimiento del otro

14.- No es por tanto factible, en el escenario de un conflicto entre proyectos excluyentes que están motorizados por fuerzas sociales que se perciben como enemigos mas que como adversarios, que se logre una resolución del conflicto dentro de un marco democrático. Vamos hacia el desastre.

15.- También debería ser evidente que en este marco descrito tampoco es posible la reactivación económica, que es evidente requiere la participación de muchos sectores para ponerla a andar. El país colapsa, pero el colapso por si solo no traerá solución, solo colapso.

16.- Este panorama, sombrío sin duda, requiere de alternativas políticas que comiencen a accionar sobre los ejes detonantes de la situación, en los tres niveles descritos: integración social, proyecto político y desenvolvimiento económico. Hay que romper la fosilizacion.

17.- No es posible pensar en un marco democrático sin producir una reconfiguración de las estrategias de los diferentes sectores sociales en donde -sin abandonar sus legitimas aspiraciones- puedan producir un retorno a la política. Ese debe ser hoy el objetivo de los demócratas.

18.- Hoy en el discurso de todos los actores políticos, no esta presente la posibilidad de convivencia con el que piensa distinto, es decir los actores políticos dejaron de ser políticos. Exigir el retorno de la política como medio de procesar las diferencias es imprescindible.

19.- Dos tareas son por tanto imperiosas, la primera de ellas es fomentar la vuelta de la política en las plataformas ya constituidas, pero también es menester constituir otro tipo de plataformas, de carácter policlasista en donde puedan emerger proyectos integradores.

20.- El país hoy requiere tanto de un proyecto, como de una plataforma q pueda avanzar proyecto no excluyente de sociedad, en donde los sectores que hoy se combaten como excluyentes puedan tener cabida. Sin eso, la posibilidad democrática está cerrada, no importa cuál sector “triunfe”.

 

Comentarios

comentarios