article-thumb
   

¿Hay posibilidad para una intervención internacional humanitaria en Venezuela?

El Cooperante | 6 octubre, 2018

Caracas.- Por más que el Gobierno de Nicolás Maduro y su gabinete trate de negar constantemente un colapso institucional, económico y humanitario en el país, cifras señalan que más de 2,3 millones de venezolanos han abandonado la nación en búsqueda de una calidad de vida. Las malas decisiones del régimen chavista han destruido el aparato económico del país y ha llevado a Venezuela a su mayor hiperinflación en toda la historia continental. El FMI estima que esta llegará a un millón por ciento al cierre del año, mientras que el PBI nacional habrá caído a casi la mitad respecto del año 2013.

Le puede interesar: La fecha en la que el Gobierno pagará los aguinaldos, pero en petros

Según reportes, la escasez de alimentos y medicinas azota a la población, esto exceptuando a un grupo de personas denominadas “enchufadas” que no sufren esta precaria crisis gracias al dinero que logran obtener por presuntos funcionarios que laboran en cada institución pública del ente gubernamental o que manejan negocios ilícitos vinculados con el Gobierno nacional.

Por su parte, las cifras de desnutrición son alarmantes: se estima que el número de venezolanos infra-alimentados llega a los 3,7 millones y que 55% de los niños menores de cinco años sufre malnutrición. Según la organización Cáritas alrededor de 300 mil personas mueren de hambre en el país cada año.

A pesar de los ofrecimientos internacionales, el régimen siempre se opuso a recibir ayuda humanitaria para disimular  la situación. Aunque, con la llegada del buque hospital chino “Arca de Paz”, el pasado 22 de septiembre, dejó en evidencia que la fachada de fantasia que ha creado el Gobierno chavista y comunista no se logra sostener ni por ellos mismos. Contradicciones van y vienen.


En estos largos años, el chavismo se aferró cada vez más al poder, Venezuela se fue transformando en un Estado totalitario, sin ley y sin libertad, donde funcionarios civiles y militares comandan bandas dedicadas al narcotráfico -como es el caso del presidente a la Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello, con su vinculación al cartel de los soles- y otras formas de crimen organizado.  Hoy se estima que el 60% de la droga que se produce en Colombia se exporta en la frontera Colombo-Venezolana.

Falta terminar.

Comentarios

comentarios