Conéctate con nosotros

Hola, ¿qué estás buscando?

La Lupa

A 59 años de la muerte de Marilyn Monroe: ¿imprudencia, asesinato o suicidio?

Monroe denunció acoso sexual en Hollywood y criticó normas sociales de mediados del siglo XX, en el artículo "Los lobos que he conocido" que escribió para el número de enero de 1953 de la revista Motion Picture and Television Magazine describió a algunos actores como "siniestros" y "juerguistas"

Caracas / Foto Portada: Vogue.- El 4 de agosto de 1962 se cerraron al mundo los ojos del mito erótico en que se convirtió Norma Jean Mortenson, artísticamente conocida como Marilyn Monroe. Aunque su temprana muerte a los 36 años fue atribuida a un "probable suicidio" a consecuencia de una ingesta masiva de barbitúricos, varias hipótesis develadas con los años apuntan que fue asesinada o envenenada.

Lea también: El venezolano Santos Palazzi y su historia de éxito como compositor en Los Ángeles

A las 12:30 de la medianoche del domingo 5 de agosto de 1962, Eunice Murray, asistente de la mayor sex symbol del siglo XX llamó a las autoridades para contarles que había encontrado a la actriz muerta en su mansión de Los Ángeles.

"La asistente se despierta y ve luz debajo de la puerta de la habitación de Marilyn. Llama, nadie responde y comprueba que la llave está echada. Telefonea al doctor Greenson, quien se presenta casi de inmediato en la casa. Desde la ventana, ve a la actriz tendida en la cama. Rompe el cristal y entra en la estancia. Marilyn ya está muerta", describió el médico forense José Cabrera en su libro "CSI: Marylin (caso abierto)".

El cadáver de la carismática pelirroja que durante años tiñó de rubio su melena yacía desnuda, de costado y con moretones. La escena había sido alterada. Pero hasta hoy la verdad sigue siendo un secreto rodeado de misterio y conspiración que involucra al entonces presidente de Estados Unidos, John Fitgerald Kennedy, quien según el secreto a voces mantenía una relación sentimental con Marilyn.

Tan solo tres meses antes de su muerte, Marilyn cantó de la forma más erótica conocida el cumpleaños feliz al presidente John F. Kennedy (JFK). Con ojos y sonrisa chispeantes, la escultural intérprete miraba al presidente de los Estados Unidos con coquetería y le susurraba la canción ante el micrófono situado sobre el escenario del Madison Square Garden.  

El fotógrafo oficial de la Casa Blanca, Cecil Stoughton, captura la única foto conocida de Marilyn, Bobby y Jack juntos. 19 de mayo de 1962, fiesta de celebración del 45º aniversario del presidente John F. Kennedy 

¿Asesinada por los Kennedy?

El pasado 8 de junio se publicó el libro de memorias de Tony Oppedisano, gerente de uno de los mejores amigos de Mairlyn Monroe, el cantante y actor estadounidense Frank Sinatra. "Sinatra and Me: In The Wee Small Hours" revela una hipótesis no muy descabellada sobre el fallecimiento de Marilyn: los Kennedy lo planearon.

Frank Sinatra fue amigo íntimo de la actriz. La conocía muy bien. Según Oppedisano, no creía que se hubiera quitado la vida: “Frank creía que la habían asesinado y nunca se recuperó de ello”.

Según el autor, entre las confesiones que Marilyn le hizo a Sinatra figura la tristeza que sintió por haber sido apartada por el clan Kennedy tras terminar su aventura con JFK y con su hermano Robert Francis, conocido como Bobby Kennedy, Fiscal General de Estados Unidos. Es decir, mantenía relaciones sentimentales con ambos.

Anuncio. Desplácese para continuar leyendo.

La obra biográfica "Norma Jean: The Life of Marilyn Monroe" de Fred Lawrence Giles (2020) indica que Monroe se sometió a un aborto pocas semanas antes de su muerte y que el padre del bebé podía ser tanto JFK como su hermano Bobby. Tan solo dos años después de la partida física de Marilyn, en 1964, Frank A. Capell afirmó sin tapujos en "The Strange Death of Marilyn Monroe" que JFK la mando a asesinar para proteger su carrera.

Norma Jean yace tendida boca abajo en su cama. 5 de agosto de 1962.

Obligada a beber veneno

El pasado 2 de julio, el diario Daily Mail develó que el expolicía de Los Ángeles Mike Rothmiller tuvo acceso a los documentos secretos del Departamento de Policía de Los Ángeles, en los archivos consta que Marilyn Monroe fue asesinada.

Según el exfuncionario descubrió la verdad hace 40 años y aseguró que fue  Bobby Kennedy quien obligó a Marilyn a ingerir un veneno que acabó con su vida, mientras el actor Peter Lawford -quien estaba casado con la hermana de JFK, Pat- observaba cómo sucedía todo. Rothmiller aseguró que 20 años después le contó lo que sabía a Lawford y que el actor se derrumbó y le confesó que era cierto.

Alegó que no reveló el hecho porque podrían haberlo amenazado a él y a su familia, dijo que aún siente miedo, pero cree que es momento de que el mundo sepa la verdad. Según contó, en agosto de 1982, semanas después de hablar con Lawford, un sicario intentó asesinarlo con una pistola semiautomática.

Pero solo tiene su palabra, Rothmiler no sabe dónde están los documentos que sustentan su versión, ya que en el momento que los descubrió no pudo sacarles copia, pero sí tomó notas de todo lo que decían los archivos. El centro de archivos donde Rothmiller hizo el descubrimiento desapareció, y los documentos que albergaba el centro también, no sabe si fueron destruidos o si fueron trasladados a un lugar secreto.

Spoto y los detalles de por qué Marilyn no se suicidó

En 1993 se publicó el libro del biógrafo especializado Donald Spoto "Marilyn Monroe, la biografía". En 677 páginas, reconstruye el largo y mortífero verano que vivió la galardonada Monroe en 1962. Spoto se basa en los informes de la policía para descartar el supuesto complot de los Kennedy, a quien describe como "el amante que nunca tuvo".

Para el autor, la muerte de Marilyn no pudo ser suicidio, sino el fruto de la criminal imprudencia de uno de los más sugestivos protagonistas del libro: su médico de cabecera, el doctor Greenson, otra figura que subyugó a Marilyn y de la que -según Spoto- se habría vengado subconscientemente, sometiéndola a una némesis médica con barbitúricos.

Tres semanas antes de aquella noche trágica, la actriz, en la última entrevista de su vida, se mostraba a la revista Life animosa, contenta, combativa. Consultada sobre sus legendarios retrasos en el plató, la Monroe decía: "Éxito, felicidad y puntualidad... no son más que clichés norteamericanos. Yo no quiero llegar tarde, pero siempre lo hago, a pesar mío. A menudo llego tarde porque estoy preparando una escena, a veces porque preparo demasiadas ( ... ) No soy un aparato ( ... ) Estoy intentando trabajar en una forma de arte, no en una fábrica", recreó Spoto.

En el capítulo titulado august 5, 1962, Spoto narró cómo en la madrugada del 5 de agosto, el sargento Jack Nons se desempeñaba como comandante de guardia interino, a las 4:25 a.m., el teléfono de su escritorio sonó y una persona dijo simplemente que Marilyn Monroe estaba muerta, que se había suicidado, como era una noche tranquila en la estación, Clemmons decidió investigar el asunto personalmente.

Anuncio. Desplácese para continuar leyendo.

Al llegar al 12305 de Fifth Helena Drive -unos diez minutos más tarde- Clemmons fue conducido al dormitorio de Marilyn, donde la encontró desnuda, boca abajo y sin vida, con una sábana puesta sobre su cuerpo. En la habitación estaban Greenson y Engelberg; para entonces, Milton Rudin ya se había marchado. Clemmons observó entonces (y más tarde se preguntó por el hecho) que Eunice estaba ocupada manejando la lavadora en ese momento.

Según el sargento, Eunice le ofreció entonces un relato incompleto de los acontecimientos de la noche, incluido el hecho de que habían descubierto el cuerpo de Marilyn a medianoche. Clemmons preguntó inmediatamente "por qué se había tardado tanto en avisar a la policía", a lo que Greenson respondió que "los médicos tenían que obtener el permiso del departamento de publicidad del estudio (FOX) antes de que pudiéramos avisar a nadie".

En 1962, John Miner era ayudante del fiscal del distrito del condado de Los Ángeles y jefe de su Sección Médica Legal; como tal, también era oficial de enlace con la oficina del médico forense jefe. Miner también enseñaba psiquiatría forense en la Universidad del Sur de California y era especialmente respetado por su experiencia legal y médica en la evaluación de suicidios y muertes juzgadas como posibles suicidios. Durante su mandato como oficial de enlace con el forense, Miner asistió al examen postmortem de cada muerte declarada como "no natural", por lo que participó de más 5 000 autopsias. Ese año, el médico forense del condado de Los Ángeles era el Dr. Theodore Curphey, quien designó al Dr. Thomas Noguchi, médico forense adjunto, para que realizara la autopsia de Marilyn Monroe.

El informe preliminar de la oficina del forense del condado, fechado y firmado por Noguchi a las 10:30 a.m. del domingo, se encuentra en el expediente número 81128 de la morgue del forense del condado de Los Ángeles, en el Palacio de Justicia de la ciudad de Los Ángeles. El primer suplemento, un informe del análisis químico de la sangre y el hígado, está fechado y firmado por R.J. Abernethy, toxicólogo jefe, a las 8:00 a.m. del 9 de agosto. Posteriormente, el 10 de agosto, el juicio preliminar de Curpheys fue que la muerte se produjo por una posible sobredosis de barbitúricos.

El 17 de agosto, se modificó para que fuera un probable suicidio, y el 27 de agosto, Curphey hizo su declaración final aún más contundente, como "envenenamiento agudo por barbitúricos por sobredosis".

Spoto explicó que esta decisión se basó en los principales hallazgos químicos de los análisis toxicológicos, que parecían claros e inequívocos: en primer lugar, no había signos externos de violencia, en segundo lugar, había en la sangre un recuento de 8 miligramos de hidrato de cloral y 4 miligramos y medio de Nembutal -pero en el hígado había un recuento de 13 miligramos, una concentración mucho mayor de Nembutal-.

Estas cifras son cruciales para comprender cómo murió. En la mesa de noche, la policía encontró frascos llenos y otros vacíos de varios fármacos, antihistamínicos y medicamentos para la sinusitis. También había un frasco que contenía 25 cápsulas de Nembutal de 100 miligramos, una receta fechada el 3 de agosto de 1962, con autorización del Dr. Hyman Engelberg; y diez cápsulas restantes de un frasco original de cincuenta cápsulas de hidrato de cloral de 500 miligramos, una receta fechada el 25 de julio y rellenada el 31 de julio con autorización del Dr. Ralph Greeson.

Esta era una información importante para el Equipo de Prevención de Suicidios, convocado a petición de los forenses para elaborar un perfil psicológico del fallecido en el momento de la muerte y, por tanto, la probabilidad de suicidio. "Después de hablar con el Dr. Greenson sobre el historial psiquiátrico de Marilyn", dijo el Dr. Robert Litman, miembro del equipo, "era obvio que la única conclusión a la que podíamos llegar era el suicidio, o al menos una apuesta por la muerte". Pero Litman y sus colegas no creían que Marilyn se hubiera quitado la vida deliberadamente.

"Desde nuestros estudios de 1960, no hemos encontrado ningún caso autentificado en el que estuvieran implicados los barbitúricos en el que una persona estuviera tan drogada que no supiera lo que estaba haciendo".

Anuncio. Desplácese para continuar leyendo.

Sin embargo, Litman y sus colegas presentaron un veredicto de suicidio porque ese había sido el juicio inicial de Curpheys, porque solo habían consultado a su colega Greeson y porque, como equipo de prevención de suicidios, buscaron y descartaron acertadamente otras opciones.

"No era una psicótica ni, como añadió el Dr. Norman Farberow, otro miembro del equipo, una adicta entre las adictas, y no tenía ninguna dependencia física de las drogas. Su consumo podría considerarse de ligero a medio, y ciertamente no estaba desequilibrada mentalmente, hasta donde yo pude determinar".

Pero Litman declaró a Spoto que "solo querían terminar con el caso, tomar una decisión, emitir un certificado de defunción y seguir adelante. Pero, por supuesto, eso resultó ser una esperanza equivocada. Nadie siguió adelante".

"Una actriz no es una máquina", dijo una vez al escritor de la revista Life Richard Meryman, "pero te tratan como tal".

Marilyn no quería morir

En junio de 2012, un poco antes del aniversario 50 de la muerte de Marilyn, el médico forense José Cabrera planteó otra hipótesis sobre la muerte de la legendaria actriz ganadora de seis premios de la Academia.

En su libro "CSI: Marilyn (caso abierto)" de Ediciones Atlantis, analizó el informe del FBI sobre el caso que fue descalificado meses antes, así como las grabaciones entre Marilyn y su psiquiatra. A juicio de Cabrera, Marilyn no quería morir "de ninguna manera" y "si no fue un asesinato, tuvo que ser un accidente".

El relato del autor describe que el procedimiento judicial tras la muerte de Marilyn estuvo lleno de errores y que fue "contaminado desde el principio". "Cuando la asistente llamó a la policía, el primer agente que se encontró con el cuerpo pensó que era un asesinato porque Marilyn estaba boca abajo con el teléfono descolgado cerca de ella".

Uno de los mayores errores -a su juicio- fue no guardar los análisis de las vísceras del cuerpo y condenó que "alguien los ocultó". Para él hay un culpable claro: el FBI.

"Fue el FBI quien trató de ocultar esta muerte y el que lo dejó pasar como si fuera un suicidio".



Anuncio. Desplácese para continuar leyendo.

Artículos relacionados

Destacados

La Administración de Iván Duque dijo que no puede mantenerse en silencio ante las arbitrariedades y excesos de una dictadura

Deportes

Venezuela cerró la fase de grupos en el segundo lugar del grupo A con siete puntos

Destacados

Abdo Benítez dejó clara la postura de Paraguay de desconocimiento a la Administración de Maduro

Destacados

Lacalle Pou dijo que participar en la Cumbre de la Celac "no significa ser complaciente"