article-thumb
   

A cuchillo y sin pudor: El modus operandi para robar en los trenes del Metro de Caracas

El Cooperante | 23 octubre, 2019

Caracas.- Acuchillar cualquier morral, bolso o cartera para ver qué logran “cazar” es el modus operandi de los ladrones que frecuentan los trenes de la Línea 1 del Metro de Caracas.

Le puede interesar: Ivss anunció la fecha de pago a los pensionados por el mes de noviembre

 





Entre la multitud de personas que viajan diariamente en el deteriorado servicio de transporte subterráneo, los choros, que muchas veces pasan desapercibidos, usan navajas o cuchillos sin medir el riesgo del uso de este tipo de armas en los vagones donde viajan niños, mujeres, ancianos y personas discapacitadas.

Pero este no es el detonante del caso que queremos describir… si se le ocurre encarar a alguno de estos ladrones porque se ha dado cuenta de que lo han ultrajado, usted puede resultar herido o acuchillado; tal es el caso de una usuaria que pudo salvarse de terminar herida de gravedad, pero no de se atacada, cuando se dio cuenta de que le habían roto totalmente su morral para robarle.

Este martes por la tarde se produjo uno de los tantos actos de robo entre las estaciones Altamira y Chacao, que desembocan en el este de Caracas, cuando un joven de tamaño medio, de piel morena, y con evidentes marcas de heridas en su rostro, acuchilló unas cuatro veces el morral de una de las usuarias que viajaban en ese momento, esperando que cayeran sus pertenencias.





Entre los nervios y el tenso ambiente vivido, debido a la desagradable experiencia, la mujer víctima del hampa describe el arma y usada en contra como una “navaja”,  la cual tuvo que ser muy filosa para romper el material del morral, y que el antisocial lograra sacar de allí, apenas unos cuantos bolívares en efectivo. Pero ése no parecía ser el objetivo del hombre, quien intercambió palabras con la mujer para intentar desviar la atención de que era él el perpetrador del hecho: le preguntó si portaba su teléfono, e  intentó acuchillarla a la altura de su abdomen cuando ésta le hizo  un reclamo por robar sus pertenencias. Después de atacarla, el hombre salió huyendo del tren.

La indiferencia de los demás usuarios ante los acostumbrados robos en el metro, no supera el ojo ciego de los trabajadores del sistema ante tales hechos, según narra la mujer afectada, quién salvó su vida entre la tensión del momento al cubrirse con el morral, cuando el delincuente la atacó con el arma blanca. Un escenario que se repite diariamente en el sistema Metro, abandonado por el Estado y que ha llegado al máximo de deterioro tras años de socialismo.

 

Comentarios

comentarios