article-thumb
   

A Maduro se le olvidó que la ola de migrantes venezolanos a Perú es producto de su pésima gestión 

El Cooperante | 30 septiembre, 2019

Caracas.- Foto portada @Presidencia_VE. Nicolás Maduro regresó de su viaje a Rusia con una dosis alterada de sinismo y descaro en la sangre; este lunes ofreció una rueda de prensa internacional en la que además de insultar a la mitad de los los gobiernos del mundo por pronunciarse en la Naciones Unidas contra el régimen que mantiene en Venezuela, brindó unas increíbles afirmaciones sobre la diáspora venezolana en Latinoamérica, ola que sobrepasa los cuatro millones de personas, según datos oficiales.

La puede interesar: ¿Miedo? Maduro califica de “mamotreto” al Tiar y espera que nunca sea aplicado en Venezuela

Durante las declaraciones de este lunes Maduro, quiso referirse a las últimas expresiones de xenofobia contra venezolanos en Perú, y mostrar su rechazo a las mismas, pero el plan no le salió tan bien: primero aseguró que quien inició “todo este llamado al desprecio” fue el expresidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges, al tratar de vincular a la presidencia encargada de Juan Guaidó con esta ola migratoria.





Pero el record guiness del descaro comenzó cuando  insto a la Acnur y al Gobierno de Perú, a donarle 200 millones de dólares para “traerse” a los venezolanos que se encuentran en ese país. A Maduro parece habérsele olvidado que la ola migratoria más grande del mundo en la historia contemporánea, es producto de la pésima gestión que lleva a cabo desde hace cinco años y que comenzó con su antecesor, el fallecido Hugo Chávez.

“Me dan 200 millones de dolares, y me traigo a todos los venezolanos en aviones, mandamos aviones todas las semanas llenos de gente, gente desesperada de regresarse porque fue mentira lo que le ofrecieron cuando fueron a Perú: discriminación explotación salvaje (…)”, dijo frente a periodistas.

“Yo alquilo aviones a nivel internacional me los traigo a toditos, en un plan especial para pagar el pasaje y que todos regresen a casa y ya baste de ideologías neoinazi”, continuó diciendo Maduro, a la vez que hizo referencia a lo acontecido este fin de semana cuando el Gobierno de Martín Vizcarra negó el permiso para la recarga de combustiblr a un avión de Conviasa que iba a trasladar a 200 venezolanos, en el plan que ha denominado “Vuelta a la Patria”.





La burla a la diáspora

Como por si fuera poco, Maduro desestimó los datos de las Naciones Unidas, de Migración Colombia y los consulados de los países de Latinoamérica, al afirmar que los datos sobre los más de cuatro millones de migrantes venezolanos que han salido del país “no son verdaderos”, y aseguró que cuando se realice el próximo censo en Venezuela “nadie va a vivir aquí”.

“Cuando realicemos el censo aquí no vivirá nadie (…) Vamos a hacer una gran inversión, yo los voy a proteger y me los voy a traer para acá y aquí les vamos a garantizar trabajo”, recalcó.

 

Comentarios

comentarios