article-thumb
   

Abu Bakr al-Baghdadi, el oscuro y sanguinario líder yihadista que cayó en una operación especial de EE. UU.

Lysaura Fuentes | 28 octubre, 2019

Caracas.-“Era tímido, calmo y predicador”, así lo describieron en una oportunidad sus amigos de la mezquita, un hombre solitario que terminó transformándose en un líder sanguinario y oscuro, ese era Abu Bakr al-Baghdadi, quien terminó sus días de maldad y de crueldad al hacer estallar el chaleco de explosivos que portaba, causando su propia muerte.

Le puede interesar: Líder islámico, Abu Bakr al-Baghdadi, habría sido asesinado en una operación de EE. UU.

El líder yihadista desde pequeño era un delantero implacable, de acuerdo a una biografía escrita por un simpatizante, en agosto de 2013.





Líder del Estado Islámico, responsable de llevar a la jihad aún más lejos que Al-Qaeda. Solo fue visto en un par de fotos y en un solo video. Los que llegaron a conocerlo decían que él usaba una máscara para que no lo reconocieran, y  eso llamó la atención de simpatizantes extremistas.

Al Baghdadi en 2014 Foto: Departamento de Seguridad de Estados Unidos

Muchas veces creyeron que estaba muerto, pero entre las sombras siempre siguió liderando. De él no había muchos datos, por ello el grupo de inteligencia norteamericano e iraquíes le seguían el rastro. Su nombre verdadero era Ibrahim Awad Ibrahim al Badry. Nació el 28 de julio de 1971 en Samarra, segunda ciudad de Irak.

Era de la tribu Quaraysh, a donde perteneció el profeta Mahoma. Además obtuvo un doctorado en jurisprudencia islámica de la Universidad de Bagdad.





Al-Baghdadi  fue proclamado califa de Siria e Irak en junio de 2014. “Un califa de los musulmanes. El jeque, el guerrero, el erudito que practica lo que predica. El orador, el líder, el revitalizador, descendiente de la familia del profeta”, así lo presentaron.

A pesar de que era de una familia pobre, tenía cierto estatus y conexiones porque dos tíos trabajaban para la fuerza de seguridad de Saddam Hussein.

Al-Baghdadi  se convirtió en extremista influenciado por el pensamiento de Abu Mohammed al-Mufti al Aali, ideólogo de varios grupos yihadistas.

En una oportunidad fue capturado por norteamericanos a unos 50 kilómetros de Bagdad. En ese momento tenía 33 años y había fundado un grupo de militantes sunitas.  Mientras estaba en prisión conoció a varios miembros de Al-Qaeda y a otros yihadistas, donde recibió el apodo de “Maradona”.

En ese entonces, El Pentágono confirmó que fue liberado en menos de un año, porque para  ese momento no lo consideraban una amenaza, detalló GDA Argentina.

En 2010 luego de que un ataque estadounidense matara a su predecesor, el yihadista fue elegido líder del Estado Islámico y su objetivo era reconstruir la organización y ampliar su poder.

Bajo su poder el Estado Islámico se consolidó en zonas de Siria y amplió su control, llegando hasta Mosul, según detalló el medio Newsweek.

Su vida privada era un secreto. Según los registros del Ministerio de Interior Iraquí, tuvo dos mujeres: Asma Fawzi Mohammed Al-Dulaimi e Israa Mahal Al-Qaisi. Su oscuridad y extremismo lo llevó a tener aficionados que querían unirse a la  filas de su grupo sangriento.

Comentarios

comentarios