article-thumb
   

Abuso de poder y obstrucción: los cargos contra Trump en el Congreso

Gianfranco Ruggiero | 10 diciembre, 2019

Caracas/ Foto: laprensalatina.- Legisladores del partido demócrata dieron a conocer este martes a través de la Cámara de Representantes, los dos cargos de los que se le acusa al presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, para que proceda un juicio político en su contra: “Abuso de poder y obstrucción al Congreso”.

Le puede interesar: “En claves: El balance de Monómeros que ofreció la junta directiva designada por Guaidó”

De esta manera, Trump se convertirá en el cuarto mandatario que afrontará cargos políticos en la historia de Estados Unidos, uniéndose a Andrew Johnson en 1868, y Bill Clinton en 1998, ambos absueltos por el Senado; y Richard Nixon, quien renunció al cargo en 1974 antes de que concluyera el procedimiento.





El anuncio de los dos cargos fue efectuado por el presidente del comité Judicial de la cámara, Jerry Nadler: “Debemos ser claros. Nadie, ni siquiera el presidente, está por encima de la ley”, dijo, en declaraciones que reseñó EFE.

En ese contexto, la administración de Trump, respondió rápidamente: “Los demócratas han querido durante un largo tiempo dar la vuelta a los votos de 63 millones de estadounidenses. Han determinado que deben imputar al presidente Trump porque no pueden ganarle legítimamente en las urnas”, aseguró la portavoz presidencial Stephanie Grishman mediante un comunicado.

Los próximos pasos relacionados al juicio político:

– Se espera que el comité Judicial de la Cámara baja vote este semana los cargos políticos contra Trump, que luego se trasladarán al pleno.





– La Cámara de Representantes tendrá que votar para formalizar la imputación de cargos políticos contra Trump en un sesión de la que todavía no se fijó una fecha, aunque se espera que sea antes de fin de año.

– Los demócratas tienen la mayoría en la Cámara baja con 235 legisladores frente a 198 de los republicanos, lo que supone que su aprobación es casi segura.

– Posteriormente, el proceso pasaría al Senado, donde tendría lugar formalmente el juicio político, y allí lo más probable es que fracase, ya que los republicanos tienen una mayoría de 53 contra 47 y, además, la destitución requiere el respaldo de dos tercios de la cámara.

Comentarios

comentarios