article-thumb
   

Activista venezolana detenida por fraude en Miami pide tiempo para ver si se declara culpable

Christhian Colina

El Nuevo Herald.- En un giro inesperado, la activista del exilio venezolano Maylin Silva, acusada de tratar de huir a Caracas para evitar ser juzgada por presunto fraude migratorio, despidió a su abogado el martes durante una audiencia del Tribunal Federal en Miami y le pidió al juez más tiempo para decidir si se declara culpable o va a juicio.

El juez de distrito Darrin Gayles acordó demorar el caso hasta abril para darle a Silva tiempo suficiente para discutir sus opciones con un nuevo abogado.

La decisión de Silva de cambiar de abogado marcó un hito dramático en un caso que ha atraído la atención de la creciente comunidad de exiliados venezolanos, donde la activista es ampliamente conocida. Antes de ser detenida y encausada, Silva encabezaba un grupo que se opone al gobierno de Venezuela llamado “Todos por Venezuela”, y asistía con frecuencia a manifestaciones antichavistas de Miami y Nueva York en reclamo de democracia en la nación sudamericana.

Silva, de 64 años, se encontraba en la corte federal de Miami porque había acordado inicialmente cambiar su declaración de inocente a culpable, pero parece haber cambiado de opinión una vez más el fin de semana, cuando le dijo a su abogado privado, Robert Michael Pérez, que quería un nuevo abogado.

Lo anunció oficialmente en la audiencia pública del martes cuando le dijo al juez con voz firme que no deseaba más que Pérez la representara. “Yo no lo quiero”, declaró Silva.

Ni Silva ni Pérez dieron detalles del problema, pero el abogado le dijo al juez que en su última conversación con su cliente había tratado de explicarle las varias opciones en cuanto a su intención de declararse culpable, pero que había fracasado. “Traté de explicárselo, pero no pude”, dijo Pérez. “Quizás una nueva voz tenga más éxito”.

Fue la primera vez que Silva ha utilizado una voz firme y clara en las audiencias de la corte para expresar sus deseos. En audiencias previas, las palabras de Silva fueron apenas audibles y parecía nerviosa. Una vez más Silva estaba sentada en una silla de ruedas y no se levantó para hablar ante el podio cuando el juez le hizo preguntas. Estaba vestida con uniforme caqui de detenida.

Silva ha estado en detención continua desde que los agentes federales el 2 de noviembre la arrestaron momentos antes de abordar un vuelo de American Airlines a Caracas, donde tenía la intención de ocultarse luego que un gran jurado en Miami la acusara de conspiración para “persuadir a extranjeros” a residir ilegalmente en los Estados Unidos a través de solicitudes fraudulentas de beneficios migratorios, según documentos judiciales.

De acuerdo con la acusación formal del caso, entre julio de 2005 a diciembre de 2014, Silva preparó varias solicitudes de inmigración fraudulentas. Fue detenida inicialmente en Nueva York, pero el tribunal la puso en libertad bajo fianza y le permitió viajar a Miami con la condición de que se presentara ante la corte federal aquí para ser procesada. Pero en lugar de presentarse, Silva se quitó el brazalete electrónico que llevaba puesto en el tobillo, lo botó en una maceta de flores frente al hotel donde se quedó durante la noche previa al vuelo a Caracas y compró su boleto de avión a Venezuela.

Puede leer la nota completa de El Nuevo Herald aquí.

Comentarios

comentarios