article-thumb
   

Solo cuatro activistas ocupan la Embajada de Venezuela en Washington

El Cooperante | 14 mayo, 2019

Caracas.– Los últimos cuatro activistas estadounidenses que quedan en la embajada de Venezuela en Washington esperan este martes la entrada de la policía al recinto, después de negarse a salir la víspera cuando las autoridades les ofrecieron no presentar cargos si lo hacían voluntariamente.

Lea también – “¿A qué le teme el régimen?”: Así se encuentran los alrededores del Palacio Federal Legislativo

Desde hace 34 días, un grupo de estadounidenses que crearon el Colectivo para la Protección de la Embajada (Embassy Protection Collective) vive en la sede, con la anuencia del gobierno de Nicolás Maduro, reseñó AFP.





El propósito de los activistas, que denuncian la existencia de un plan de golpe de Estado contra Maduro, es impedir la entrada de los delegados del presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó y custodiar el recinto tras la salida de los últimos diplomáticos venezolanos el 24 de abril.

Todavía estamos acá, hoy es otro día en el que Guaidó no es presidente y Maduro sí. No me importa que me arresten“, dijo por la ventana antes de las 09H00 locales Kevin Zeese, codirector de la organización Resistencia Popular, cubierto por una manta.

Rafael Alfonso, encargado de operaciones de la delegación de Carlos Vecchio, representante de Guaidó y a quien Washington reconoce como embajador, dijo a la prensa la noche de este lunes que las autoridades notificaron a los activistas que “tienen que salir del edificio”.





Desde hace semanas, la pugna que enfrenta Venezuela entre el gobierno de Maduro, reconocido por la ONU y apoyado por Rusia y China, y Guaidó, respaldado por Estados Unidos y más de 50 países, también se trasladó a la sede diplomática en Washington.

Dentro de la sede permanecen, además de Zeese, la otra codirectora de Resistencia Popular, Margaret Flowers, y otros dos activistas. “Nosotros hemos cuidado esta embajada y pedimos que se realice un video del edificio antes de que haya cualquier arresto“, dijo la organización en un comunicado.

Fuera, unos 10 venezolanos pasaron la noche en sillas de playa turnándose para descansar en sus coches para no perderse el momento en que ingreses la policía. “Tengo 13 días aquí y siento que es un deber patrio recuperar nuestra embajada”, contó a la AFP Oneida Caldera, 59 años.

Ambos países rompieron relaciones diplomáticas en febrero, después de que Guaidó se proclamara presidente interino de Venezuela con el aval del Parlamento de mayoría opositora el 23 de enero.

Los últimos diplomáticos de Maduro que tenían credenciales las perdieron después de que la Organización de Estados Americanos votó el 10 de abril reconocer a la delegación de Guaidó como representantes de Venezuela.

 

Comentarios

comentarios