article-thumb
   

Aislado por América: Nicolás Maduro pierde cada vez más legitimidad y respaldo

El Cooperante | 11 enero, 2019

Caracas.- El presidente Nicolás Maduro, asumió este jueves su segundo mandato para cumplir un periodo de seis años (2019-2015), sin embargo, es considerado como ilegítimo por parte de Estados Unidos, la Unión Europea (UE) y la mayoría de los gobiernos de América Latina, los cuales amenazan con elevar la presión internacional contra el Ejecutivo venezolano.

Lea también — Paraguay rompe relaciones con Maduro y anuncia el cierre de embajada en Venezuela

María Isabel Sánchez, en una nota de AFP, señaló que Maduro, de 56 años, se juramentó ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), de mayoría oficialista, es un acto al que no acudieron representantes o presidentes de Estados Unidos, UE, ni gran parte de Latinoamérica, a excepción de jefes de Estados de Cuba, Bolivia, Nicaragua, El Salvador y Osetia del Sur.

En un discurso en el que catalogó la toma de posesión como una “farsa” y a Nicolás Maduro como un “dictador”, el vicepresidente de EE. UU. Mike Pence, afirmó que la administración de Donald Trump incrementaría la presión contra lo que calificó un “régimen corrupto”, una posición que deslumbra más sanciones para funcionarios del actual modelo político que rige en Venezuela.

Este mismo jueves, momentos luego de la juramentación de Maduro, se dieron las primeras muestras de rechazo regional cuando Paraguay decidió poner fin a las relaciones con Venezuela, Canadá, Perú, Argentina y Chile denunciaron una “dictadura”, mientras la Organización de Estados Americanos (OEA) declaró “ilegítimo” al presidente.

Además, la Unión Europea lamentó en una declaración que Maduro inicie un nuevo mandato procedente de “elecciones no democráticas” y advirtió con adoptar medidas si aumenta el deterioro de la crisis en Venezuela.

En su juramentación, el presidente de Venezuela acusó de “racismo” a la UE, a la que exigió respeto, al tiempo que aseguraba que Estados Unidos orquestaba un “golpe de Estado” en el país.

“Venezuela es el centro de una guerra mundial del imperialismo norteamericano y sus gobiernos satélites”, sostuvo al defender como “legítima” su investidura y solicitar una cumbre latinoamericana para abordar la situación.

“Agonía” o “prosperidad”

La desesperanza se palpa en muchos venezolanos, asfixiados por la peor crisis que haya sufrido en su historia moderna el país con las mayores reservas petroleras del mundo.

“Esto va a alargar más la agonía que hemos vivido en los últimos años. Todo ha decaído gravemente, los bienes y servicios básicos cada día son más inalcanzables. Estamos atados de manos”, dijo a AFP la enfermera Mabel Castillo, de 38 años.

Expertos auguran un agravamiento de la debacle socioeconómica por el aislamiento internacional. Además de la escasez de comida y medicinas, los venezolanos lidian con una una hiperinflación que según el el Fondo Monetario Internacional (FMI) alcanzará 10.000.000% en 2019.

En lo que considera la migración más masiva de América Latina en décadas, la Organización de Naciones Unidas (ONU) calcula que 2,3 millones de venezolanos emigraron desde 2015 y estima que esa cifra subirá a 5,3 millones en 2019.

Durante la gestión de Maduro, la economía se redujo a la mitad y se contraerá 5% en 2019, según FMI, el país y su petrolera cayeron en default y la producción de crudo, fuente de 96% de las divisas, se desplomó a 1,4 millones de barriles diarios, la más baja en 30 años.

El poder de los militares

Heredero político del fallecido líder socialista Hugo Chávez (1999-2013), el exchofer de bus y exsindicalista de 56 años gobierna con mano fuerte tras haber sacado del juego a sus adversarios, con el control institucional y el apoyo de los militares, a quienes dio enorme poder.

Tras ser juramentado y con su banda presidencial puesta, Maduro asistió a la Academia Militar, donde 4.900 oficiales y soldados liderados por el ministro de Defensa, general Vladimir Padrino López, le juraron “lealtad y subordinación absoluta”.

Al dedicarles un discurso, el presidente instó a mantener una Fuerza Armada “unida” ante “cualquier circunstancia que nos toque enfrentar este año o los años por venir”.

Solo minutos antes, la Asamblea Nacional (AN), el único poder controlado por la oposición, que está en “desacato” según el Gobierno, pidió a los militares que desconocieran a Maduro, a quien tildaron de “usurpador”.

“Hacemos un llamado claro a las Fuerza Armada (…) Se debe desconocer lo que no fue producto del voto popular. Una elección se gana con votos, no se roba, y por eso no eres legítimo”, sostuvo el recién electo presidente del legislativo, Juan Guaidó.

Comentarios

comentarios