article-thumb
   

¡Alarmante! Sociólogos ven al país sumido en caos prolongado y represión

Admin

Ana Rodríguez Brazón.-  Saqueos y linchamientos, estos son los fenómenos sociales que alarman a los venezolanos. Ya no solo es la crisis económica y lo poco que rinde el dinero, pues poco a poco el caos se instala en  el país sin una aparente salida a corto plazo, lo que pudiera traducirse, si no en un estallido social, en un caos prolongado y estado de anarquía.

Según el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (Ovcs) el ciudadano está perdiendo la paciencia. En el primer semestre de 2015 se registraron 56 saqueos y 76 intentos de desvalijar locales. Ante esta realidad ¿cómo terminará el país en los últimos meses?

La tesis del estallido social parece estar descartada, pues con el Caracazo en 1989 y el paro petrolero de 2002, el pueblo aprendió la lección y sabe que llegar a esos extremos acrecentaría el desabastecimiento y el hambre. “Es muy difícil que vuelva a ocurrir un 27 de febrero de 1989,  los pueblos aprenden. El 27 de febrero trajo hambre y desabastecimiento. Con  la huelga petrolera ocurrió igual y los más afectados fueron los pobres”, explicó el sociólogo Tulio Hernández.

Hernández cree que el caos será un estilo de vida normal en el país y con la ola de saqueos habrá “mini estallidos” en diferentes ciudades. Será difícil que haya un gran estallido, pues a diferencia de  1992, durante la gestión de Carlos Andrés Pérez, cuando también había una crisis económica, la administración no contaba con el apoyo de la Fuerza Armada ni existían grupos paramilitares organizados por el Gobierno, equivalentes a lo que son hoy los colectivos chavistas.

Con una inflación que rondaría 170% según economistas, un déficit fiscal de 20 mil millones de dólares, un desplome de 100 a menos de 50 dólares el precio del barril de petróleo y las reservas internacionales en su nivel más bajo de los últimos 12 años, la situación se parece a la que enfrentó Pérez al inicio de su segundo período pero, según el sociólogo Luis Enrique Vizcaya, “pueden que estén dadas las condiciones pero no quiere decir que el pueblo reaccione. Se requiere algo más, que llegara una situación desesperada”.

Para Vizcaya “el Gobierno va a reprimir cualquier tipo de manifestación porque no quiere una respuesta social. Pudiera venir una anarquía”.

Tulio Hernández sostiene que de continuar el caos el Gobierno sería el más interesado, pues los saqueos y las revueltas serían una carta a favor. “Si se genera un estado de rebelión favorecería al Gobierno para declarar un Estado de Excepción, que hace mucho que lo quiere para suspender las elecciones del 6 de diciembre. La sociedad está en un dilema, si protesta será reprimida y si no seguirá viviendo el desabastecimiento y escasez”.

 

Comentarios

comentarios