article-thumb
   

Alberto Fernández rechazó la designación de Stella Lugo como embajadora de Maduro, según Infobae

Reinaldo Villanueva | 13 enero, 2020

Caracas.- El presidente de Argentina, Alberto Fernández, rechazó la designación de Stella Lugo como la nueva embajadora de Venezuela ante Argentina. A la enviada del régimen de Nicolás Maduro se le pidió que “haga las valijas” y regrese a Caracas.

Le puede interesar: Medallista olímpica de Irán huye de su país “cansada de la opresión y corrupción”

Según el portal de noticias Infobae, Lugo recibió la notificación que debía abandonar el país a través del canciller Felipe Solá. “Pero Maduro resiste el pedido diplomático del gobierno argentino y su inesperada actitud política está causando una tensión bilateral que se agravó en los últimos días”.





Lugo está acusada de facilitar operaciones de lavado de narcotraficantes caribeños, y tiene prohibida la entrada a la nación argentina por un decreto vigente.

Mientras tanto, Fernández trata de maniobrar entre las “exigencias” de sus aliados kirchneristas y la presión que ejerce la Casa Blanca para lograr un cambio político en Venezuela. El mandatario argentino dialogó al respecto con Mauricio Claver y Eliott Abrams -dos funcionarios de confianza de Donald Trump- y sostuvo tres conversaciones con Maduro.

Aclaró a los consejeros americanos Claver y Abrams, que no comparte la estrategia del Grupo de Lima para desplazar del poder al dirigente chavista, así como tampoco tiene interés político de reconocer a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela.





Cuando habló por teléfono con Maduro, Alberto Fernández fue directo y sin eufemismos. Podía colaborar en la transición venezolana, pero necesitaba de la cautela y cordura política del sucesor de Hugo Chávez.

El presidente cumplió con su palabra respecto a lo acordado con la administración Trump y el régimen populista de Maduro. Buscaría una estrategia regional para salir del laberinto y fijaría posiciones públicas que no podrían ser interpretadas como una toma de posición frente a la pulseada geopolítica que libran Washington y Caracas.

 

Comentarios

comentarios