article-thumb
   

Alcalde de Cúcuta: Nicolás Maduro es el Hitler suramericano

Admin

Jose Á. Palacios.- El alcalde de Cúcuta, Donamaris Ramírez, dijo que aunque la capital del departamento del Norte de Santander ha soportado la crisis humanitaria por el retorno masivo de colombianos desde Venezuela, no podrá hacerlo por más de tres meses.

Ramírez, quien denunció ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, lo que considera “atropellos”, por parte del presidente Nicolás Maduro, contra sus connacionales, calificó al mandatario nacional como el “Hitler suramericano” y pidió que esa instancia internacional visite lo más pronto posible la ciudad para que el jefe de Estado “vea que no puede ser un reyezuelo”

El alcalde aseguró que unos 18 mil 500 personas entraron a Cúcuta por el río Táchira y por la trocha. Además informó que se están evacuando, en total, unas 2 mil 600, “se ve que todavía hay un gran trabajo por hacer; algunas personas se quedarán en Cúcuta, pero la gran mayoría de los que han llegado deben entender que aquí no hay oferta de empleo y que lo fundamental es que podamos ubicarlos en sus ciudades de origen”, dijo.

Precisó que el impacto ha sido primero en la psiquis social. “La gente de la ciudad, como la del país, está triste e indignada con la actitud de este Hitler suramericano, como es Nicolás Maduro, pero hay que salir de ahí y siento que lo hemos hecho. Lo hemos soportado, pero no vamos a ser capaces de seguirlo haciendo permanentemente. Si esto se nos demora, aquí va a haber una situación supremamente complicada”.

En este sentido dijo que si la crisis humanitaria se alarga más de tres meses, la situación se complicaría. “Imagínese qué puede hacer esta gente que está por acá, rondando sin nada que hacer. El tema se complicaría (…) El cierre de frontera afecta indudablemente a todos, especialmente a los carboneros porque nosotros no tenemos salida al mar y es necesario sacar el carbón por Venezuela. También le pega muy duro a la gente del común que iba y traía el mercado porque allá es mucho más barato, pero la ciudad tiene que aprender a vivir con autonomía”.

Con información de El Tiempo de Colombia 

Comentarios

comentarios