article-thumb
   

Weil: A falta de observadores, los ciudadanos podemos evitar que trastoquen la voluntad popular

El Cooperante

Pedro Eduardo Leal. – Cada vez falta menos para la cita electoral en la que los venezolanos tendrán oportunidad de renovar la Asamblea Nacional. A pesar de que los principales actores del proceso comicial están conforme con el desarrollo del cronograma electoral, y las auditorias que este incluye, son muchos los factores que merecen las objeciones de Alfredo Weil, miembro fundador de Esdata.

Las “visitas guiadas” de auditorías, el padrón electoral, la ingeniería de los circuitos y hasta “la condición política” de todas las máximas autoridades del ente rector figuran entre las principales preocupaciones del experto electoral y otrora director general de sistemas electorales del Consejo Supremo Electoral, quien subraya no ser abstencionista, sino claro en denunciar las irregularidades a la que se enfrentan quienes adversan al Gobierno Nacional.

 

¿Qué hace falta a estas auditorías, que han aprobado tirios y troyanos, para que cuenten con el visto bueno de Esdata?

Esdata, no interactua con el Consejo Nacional Electoral, nosotros no hacemos peticiones al Consejo desde que entendimos que nuestro rol es básicamente dirigirnos al ciudadano para decirle como defenderse en estas circunstancias electorales.

Cuando hablamos de auditoría, los que hemos sido auditores de sistema sabemos que estos no son auditorías. Una auditoría es algo que, primero, pone el auditor, las condiciones las pone el auditor. Cuando tu vas al CNE y le dices yo quiero revisar esto, te dicen, no señor usted puede revisar esto y esto, te das cuenta que son visitas guiadas, no auditorías. Por eso no calificamos como auditorías ninguna de las cosas importantes que  ha hecho el CNE.

A lo que evidencia falta de transparencia, se le suma las denuncias de ingeniería electoral con los circuitos ¿Qué tan grave es esto para la oposición?

La gran ingeniería que se hizo para estas elecciones fueron los circuitos electorales. Hay dos elementos de ingeniería que se aprobaron ahí, en primer lugar agrupar circuitos de tal manera que el partido oficial, con menos votos, pudiera estar en condiciones, en principio,  de tener más de 20 diputados, como ocurrió en 2010, eso no es ninguna novedad. El segundo elemento que se añadió en esa oportunidad es que la estimación población de algunos de estos circuitos, cambió, por ejemplo en Barinas, el circuito 1 tiene ahora tres disputados, y el circuito 2 quedó con un solo diputado, en lugar de ser dos y dos como era antes.

Todo se hizo de manera tal que si uno ve los resultados electorales  de 2010 o de 2013, se da cuenta que los circuitos afectados son circuitos opositores.

A todo esto se suma el tema de los centros pequeños, yo puedo mostrar cifras exactas, de como se logró la victoria de 2013 a punta de centros de una, dos o tres mesas, eso se incrementó mucho más, y hoy tenemos de 6.000 centros de una sola mesa y ubicados en sitios estratégicos donde se ha concentrado la miltancia roja.

 

¿Entonces no hace falta trampa cambiando el resultado final?

Es una ingeniería de muy buen nivel, ojo, pero no para cosas buenas, no es para el equilibrio, sino para el desequilibrio electoral.

Voy al tema del favorecimiento, he visto casi todas las encuestas que están en la calle, serias de un lado y de otro, y la situación del Gobierno es pavorosa, para salir corriendo.  Es una circunstancia que quizás no se había visto en situaciones anteriores, ni siquiera entre Maduro y Capriles, por lo que se está poniendo en marcha todo lo que ya se hacía, todo eso lo vienen haciendo muy fuertemente desde 2012 -2013.

Su apreciación sobre la falta de observadores internacionales, pese a los representantes de Unasur que “acompañan” el proceso…

1.El tema de la observación internacional es un indicio más del problema que tiene este sistema electoral. El tema de la observación es un tema central, pero como hay una sensibilidad tan alta en la comunidad internacional, aquí están el día de hoy observadores no oficiales en Venezuela, personas que están observando en el sentido propio de la palabra lo que está pasando.  Ellos ven las cadenas de televisión.

Eso que ellos están observando lo van a reportar al país, porque van a hacer sus informes para el país, y además lo van a reportar en sus países, son organizaciones mundiales. A falta de una observación formal que sería lo deseable, la comunidad internacional se organiza como nos estamos organizando los ciudadanos comunes que no pertenecemos a organizaciones políticas para evitar que no se trastoque demasiado la voluntad popular.

¿Qué debe exigir la oposición hoy para que el proceso sea verdaderamente el más transparente del mundo?
Lo que yo recomendaría es ve a votar; vigila el resultado, resguardando que se hagan los cierres a la hora que deben hacerse; que se hagan los sorteos de las mesas como deben hacerse y que se haga la verificación ciudadana. Si todo esto se hace, si uno controla o está presente en todo el proceso; las posibilidades de que en ese centro se haga algo disminuyen sensiblemente.

¿Lo escuchan desde la oposición?

Por primera vez sí, a pesar de que hemos tenido algunas grandísimas diferencias en el pasado, ya que ellos alegaban, como eramos críticos al sistemas, que nosotros eramos abstencionista. La sorpresa que se han llevado muchísimos de ellos es que decirle la verdad a la gente lo que hace es reforzar la intención de la gente  en ir a votar.

Si tú le dices a la gente, “si tú no votas, votarán por ti” o “si te quieren hacer trampa, pero tú la puedes impedir”, eso estimula de alguna forma al electorado. 60% de la gente no cree en el CNE, pero van a votar para que el CNE no les eche una broma.

 

 

Comentarios

comentarios