article-thumb
   

Almagro a Lucena: No objeto su parcialidad política pero la justicia electoral trasciende posiciones

El Cooperante

Pedro Eduardo Leal. – En una carta hecha pública la tarde de este martes, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, manifestó a la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena, que lamenta su decisión de no permitir que el organismo que preside sirva como observador en las elecciones parlamentarias agendadas para el próximo 6 de diciembre.

Puntualizando que la negativa se fundara en un posicionamiento político, Almagro criticó que Lucena favorezca a una tendencia política.  “No objeto que usted muestre una posición política pero supongo que tiene absolutamente claro que el trabajo de la justicia electoral trasciende completamente ese tipo de posiciones y requiere ponerse al frente de las garantías exigidas por los partidos, sean del Gobierno o de la oposición”, se lee en el documento.

Antes de finalizar, el vocero de la OEA enfatiza en que su insistencia por fungir como veedores, obedece a su interés por  “velar por la justicia electoral de la región”. “La justicia electoral es requisito para el buen funcionamiento de una democracia y para garantizar el más pleno respecto a los derechos civiles y políticos de todos y cada uno de sus ciudadanos”, añade.

A continuación la carta:

Señora Tibisay Lucena,

He recibido su amable carta a la que accedieron algunos medios de comunicación latinoamericanos, en la que lamentablemente rechaza el ofrecimiento que realizáramos de una observación electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA) en las elecciones parlamentarias a llevarse a cabo el 6 de diciembre de 2015. 

Lamento además que el rechazo se fundara en un posicionamiento político y no en los argumentos que hacen a la justicia y a las garantías necesarias para el desarrollo de un proceso electoral.

No objeto que usted muestre una posición política pero supongo que tiene absolutamente claro que el trabajo de la justicia electoral trasciende completamente ese tipo de posiciones y requiere ponerse al frente de las garantías exigidas por los partidos, sean del Gobierno o de la oposición.

Hubiera esperado que en su carta usted se pusiera al frente de las garantías exigidas y que de la misma surgiera que están cubiertas todas las necesidades de los partidos políticos venezolanos, tanto el Gobierno como de la oposición para asegurar que las elecciones se van a llevar a cabo de una forma justa y transparente. 

Si la Secretaria General de la OEA fuera indiferente a los pedidos de la oposición de los países sobre una observación electoral estaríamos faltando gravemente a nuestro trabajo, que es el de respaldar el buen funcionamiento de un proceso electoral para todos los partidos políticos involucrados. 

Estaríamos faltando gravemente a nuestro trabajo si no tuviéramos en cuenta las condiciones en que se desarrolla la campaña electoral en Venezuela respecto a las futuras elecciones legislativas. Es preocupante que del análisis de esas condiciones tengamos que concluir que hoy por hoy, las dificultades solamente alcanzan a los partidos de oposición. 

En este escenario todos tenemos algo que ver, ya sea pro acción o por omisión, pero ese hecho hace definitivamente a la esencia de su trabajo. 

Usted está a cargo de la justicia electoral, usted es su garante. En usted deben confiar todos, todos los partidos, todos los ciudadanos y toda la comunidad internacional porque Venezuela tiene obligaciones con la democracia que trascienden a su propia jurisdicción. Una elección necesita que todos los actores involucrados, ciudadanos, partidos políticos, prensa y sociedad civil en general tengan asegurado el más pleno goce de todos sus derechos civiles y políticos. 

Usted nos ha visto insistir para realizar la observación electoral porque es nuestro trabajo velar por la justicia electoral de la región, porque la justicia electoral es requisito para el buen funcionamiento de una democracia y para garantizar el más pleno respecto a los derechos civiles y políticos de todos y cada uno de sus ciudadanos. 

La oposición de su país nos ha pedido reiteradamente que la misma se realice y, como ya lo expresaba, las garantías usted se las debe también a ellos, pues su Gobierno tiene muchas formas de asegurarse que el resultado sea justo. Y no es que sea una pretensión destemplada, es una obligación suya, legal y moral. Es una obligación del CNE pero también es una obligación de la OEA. 

Si yo mirara para otra lado ante el reclamo de la oposición de su país y de la comunidad internacional estaría faltando a mis deberes esenciales. Si usted no dispone de mecanismos que aseguren una observación que tenga la más plenas garantías para su trabajo, usted está faltando a obligaciones que hacen a al esencia de las garantías que debe otorgar. 

Su trabajo es velar por las elecciones justas y transparentes que se desarrollen con las máximas garantías. Esto implica velar por esas garantías desde meses antes de las elecciones. Es lo necesario y hacer lo necesario es una cuestión de justicia electoral. 

Velar por la justicia y transparencia de las elecciones es nuestra obligación también, y no es injerencia. Injerencia se´ria si yo desatendiera reclamos justos y fundados, si mirara para otro lado ante esta situación. En tal caso estaría siéndolo por omisión, porque por mi inacción estaría dejando llevar adelante medidas que afectan a candidatos y que de tal manera, afectan posibilidades de que todos los ciudadanos elijan libre y plenamente. 

Es por lo anterior que le presento a continuación los fundamentos de mis insistentes ofrecimientos de observación electoral, basados en la exigibilidad de condiciones y garantías de justicia electoral. Los mismos representan condiciones del proceso político electoral de Venezuela que me llevan a reafirmar que una observación internacional les brindaría a todos los venezolanos mayor tranquilidad de espíritu a la hora del conteo de los votos. 

El documento completo aquí 

Comentarios

comentarios