Connect with us

Internacionales

Almagro: "Es necesario un proceso de cohabitación con contrapesos en Venezuela"

Almagro ha sido uno de los principales críticos a nivel internacional de la administración de Nicolás Maduro

Publicado

/

Caracas. El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro dijo el viernes que es necesario un proceso de "cohabitación con contrapesos en Venezuela", además calificó como "ridículo" comparar la crisis venezolana con cualquier otra crisis hemisférica ya sea en una dimensión cuantitativa como cualitativa.

Lea también: "Aumentan los muertos por la viruela de mono en España"

En una columna escrita para el semanario uruguayo Crónicas, Almagro advirtió que no hay nadie preparado para el ejercicio de cohabitación, al tiempo que tildó como "imposible" comparar con otras, la crisis de violaciones sistemáticas de derechos humanos y de crímenes de lesa humanidad que comete la administración de Nicolás Maduro, que llevó a que por primera vez se abriera una investigación por parte de la Corte Penal internacional para un país latinoamericano. 

"Imposible asimilar otras situaciones regionales con una crisis humanitaria que ha sido el origen de esa crisis migratoria prácticamente incomprensible para un país de los más ricos en recursos en este hemisferio y cuyo pueblo sufre desnutrición y mortalidad infantil en números exponenciales, imposibilidad de acceder a medicamentos, a alimentación, lo cual llevó, de acuerdo con agencias especializadas, a tener 9 millones de personas con hambre o riesgo de hambre". 

Almagro recordó que en el país se han efectuado más de 10 procesos de diálogo, de los cuales en algunos de ellos ha participado la OEA, pero no han sido exitosos: "Venezuela continúa por el sendero de destrucción, de falta garantías, de falta de opciones de vida para la gente. Todavía contamos presos políticos, torturados, ejecuciones extrajudiciales, actividades criminales como narcotráfico, minería ilegal, contrabando, corrupción".

"Maduro fue subestimado en muchos casos respecto a sus capacidades de supervivencia, de manejo político y de habilidades diplomáticas, y fue consolidando su fuerza aun desde un origen con muy poca legitimidad, la que se terminó de perder en los años siguientes. El objetivo de la salida de Maduro transformó a cada negociación en un juego de suma cero que terminaba siendo imposible: ni la salida de Maduro en una negociación ni una elección que pudiera significar su salida".

Para Almagro, una negociación no puede ser cómo se saca a Maduro, sino cómo sigue, y en ese sentido dijo que implica la cohabitación, la cual explicó como un ejercicio para el cual "no he visto prácticamente a nadie preparado en Venezuela", pero agregó que eso lo hace aún más necesario, en el sentido de que implica un ejercicio de diálogo político real, de institucionalidad compartida, de poderes del Estado compartidos.

"Compartir el Ejecutivo es complejo y muy difícil. En un esquema de tensión permanente, tiene que estar tan detalladamente regulado que la mejor fórmula sigue siendo la fórmula suiza de sistema colegiado. El ejemplo regional es la Constitución uruguaya del 52. Compartir es contrapesar. La cohabitación sin contrapesos puede transformarse en complicidad. El esquema de cohabitación a discutir en un proceso de diálogo debe dar garantías de contrapesos para quienes cohabitan. En caso contrario será una frustración más".

Advertisement




Tendencias